miércoles 17 abril 2024

Recomendamos: Oposición llega a 2024 con fuerte racha de derrotas, por Antonio López, Víctor Gamboa y Luis Carlos Rodríguez

por etcétera

Los tres partidos que se enfrentan al actual gobierno federal suman pérdidas de poder, así como escándalos; especialistas ven difícil ganarle a Morena, pero no imposible

Con una racha sostenida de derrotas electorales y pérdidas de poder, así como de escándalos de algunos de sus integrantes, la coalición Va por México se perfila rumbo a la elección presidencial en 2024.

Politólogos y especialistas afirman que para que haya una posibilidad real de competencia en la elección presidencial, el PRI, el PAN y el PRD deben ir unidos, generar buenas y novedosas propuestas, así como buscar a un candidato común que represente a todos los simpatizantes y militantes de esos partidos.

El analista político Alberto Aziz Nacif consideró que PRI, PAN y PRD están obligados a presentar un buen proyecto “porque tienen el peso enorme de su pasado inmediato”.

“Gobiernos del PAN y del PRI llevaron al país a altos niveles de corrupción, inseguridad, impunidad. Creo que son muchos elementos los que se tendrían que dar para generar una opción mínimamente competitiva rumbo a 2024. Me parece que como están las cosas ahorita en este momento, la oposición no tiene muchas posibilidades”, declaró.

El también integrante del Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social advirtió que en el caso del PRD, ha venido sufriendo un proceso de “vaciamiento” desde que surgió Morena, instituto que “le fue quitando simpatizantes, quitando militantes, recursos y creo que lo más importante es que le quitó el espacio social de vínculo con esa ciudadanía de izquierda”.

Expuso que por esos motivos, hoy el sol azteca vive “un momento muy crítico que se sigue agudizando. Yo creo que las elecciones del pasado domingo están mostrando que el PRD es un partido que está en vías de desaparecer, porque ha ido perdiendo las votaciones a nivel local, lo que lo hace estar a punto de perder su registro en varios estados. Su única posibilidad de seguir vivo es permanecer en esa alianza, pegado al PAN y al PRI”, dijo.

Leonardo Núñez, investigador del CIDE y analista político, señaló que en el caso del PRI las cosas no son distintas, pues tampoco podría competir solo en 2024.

Recordó que de 2018 a la fecha, el tricolor ha perdido 12 gubernaturas y millones de votantes, por lo que su situación no es distinta a la del PRD.

“Ya están en la misma canasta, al PRD y al PRI les pasó lo mismo en Quintana Roo, donde sacan un raquítico 2%, entonces, creo que las señales son muy claras de que no están asumiendo su papel como oposición y en la medida de que no lo corrijan, ellos mismos se están condenando a la irrelevancia”, apuntó.

El experto subrayó que si algo dejó claro la elección del 5 de junio, “es que ningún partido solo puede enfrentarse a Morena. Vimos que en los estados donde no hubo alianza les pasaron por encima por más de dos a uno, entonces, yo creo que si ellos pretenden ser una alternativa competitiva tendrán que aliarse, pero tendrán que hacer las cosas de manera distinta, no se trata sólo de juntarse sino de hacer un ejercicio mucho más crítico sobre cuál es la propuesta que pretenden hacer a la ciudadanía, cómo pretenden transformarse, porque si no hacen nada de eso, pues por más que se junten estarán condenados al fracaso”, sentenció.

Desde la llegada de Andrés Manuel López Obrador a la fecha suman 20 gubernaturas que Morena le ha arrebatado al PRI, al PAN y al PRD, y 22 contando las que obtuvieron sus aliados: el PVEM y el PES.

En 2018, los tres partidos de Va por México estaban al mando de 30 entidades y gobernando a más de 115 millones de mexicanos. Para finales de 2022 se quedan con seis estados y más de 30 millones de gobernados.

Morena gobernará a más 52 millones de personas con credencial de elector vigente, pero a cerca de 80 millones de ciudadanos.

Leer también: PAN debe de repensar su alianza con el PRI: Mauricio Kuri

Alfonso Zárate, analista político, precisó que en este momento “ningún partido de oposición tiene con que disputar seriamente la Presidencia”, a menos de que se mantenga la alianza.

“Sólo una alianza con los otros partidos los convertirían en una alternativa, y por eso creo yo, así se explica la insistencia de llamar a Movimiento Ciudadano para agregarse a la coalición, pero el partido de Dante Delgado tiene sus propios objetivos y su estrategia, que en buena medida consiste en postular candidatos con arraigo o portadores de una marca muy reconocida como Luis Donaldo Colosio”, indicó.

El especialista advirtió que los partidos de oposición han demostrado una enorme incapacidad para construir una narrativa alternativa a la de la Cuarta Transformación, lo que les complica aún más el camino para ser una opción competitiva.

Por ese motivo, dijo, la posibilidad de ir juntos es una condición inexcusable: “Es una condición sine qua non”.

La única forma de lograr la victoria en 2024, opinó, es identificar nuevos liderazgos y construir una oferta seductora que compita contra lo que ofrece Morena, que son pensiones sociales, apoyo para adultos mayores, jóvenes y discapacitados.

“Entonces, creo que para los partidos de oposición sí está cuesta arriba, pero eso no quiere decir que no sea posible; sin em bargo, si esos liderazgos que hoy se observan muy mediocres y muy ineficientes son reemplazados por otros con mayor visión de futuro, sólo en esas condiciones la alianza Va por México tendría la posibilidad de disputarle la Presidencia a Morena”, expresó.

El expresidente del IFE y consultor político, Luis Carlos Ugalde, llamó a no adelantar vísperas, pues un juego bien jugado sí podría hacer competitiva a la coalición Va por México: “Creo que el resultado de la elección del pasado domingo le da más gasolina a la coalición para que se mantenga unida, no tengo duda de eso. Si además te refieres a si tiene futuro en el sentido de ser competitiva, nuevamente hay una serie de condicionantes que desconocemos.

“¿Cuáles son esas condicionantes? Si pueden designar a un candidato incluyente, si pueden diseñar una narrativa adecuada, si pueden emocionar al electorado para que salga a votar. Si logran eso, la elección de 2024 va a ser muy competitiva, pero es algo que nadie sabe si ocurrirá”.

Bernardino Esparza, politólogo de la Universidad La Salle, dijo que “las elecciones de 2023 en el Estado de México serán el termómetro de la presidencial en 2024, en donde probablemente también pierda el PRI y gane Morena”.

“Si esto es así, será muy complicado que la oposición se reponga de esa eventual derrota, sumado a que la oposición no tiene un líder fuerte que le haga contrapeso a Morena y al presidente López Obrador”, apuntó.

Pese a ello, consideró que “la oposición está lista para pelear, y para que haya tiro en 2024, pero el problema es quién será su candidato y si se suman más partidos a la alianza opositora”, explicó.

Mas información en: El Universal

También te puede interesar