martes 28 mayo 2024

“Pantallazos” de Encinas sobre Ayotzinapa no se pueden aceptar como evidencia, señala el GIEI

por etcétera

El Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) aseguró que no se puede confiar en la originalidad de los ‘pantallazos’ del llamado “Informe Encinas” pues están llenos de incoherencias e inconsistencias entre lo que se observa en la imagen y los metadatos, lo cual los descalifica como evidencia confiable. 

En conferencia de prensa, especialistas de este grupo, que ha participado en la investigación del caso Ayotzinapa, informaron que pudieron analizar 467 capturas de pantalla y detectaron inconsistencias en 181. 

Por ejemplo, dijeron, “Se puede evidenciar que algunos mensajes fueron emitidos el 8 de enero de 2015 y la metadata muestra fecha de creación el 1 de octubre de 2014, por lo tanto, no existe confiabilidad en la metadata, ya que no es posible obtener una captura de pantalla de un mensaje que aún no ha sido generado y enviado. En total, se logran determinar 181 imágenes, tipo screenshot que presentan este tipo de situación”.  

Entre otras cosas, esa diferencia de fechas indica que los mensajes no fueron extraídos de los dispositivos desde los que supuestamente se enviaron. 

Por lo anterior, dijeron, los mensajes analizados “no pueden considerarse como una prueba digital”, dijo Francisco Cox. Este informe se da a unos días de que el diario The New York Times publicara una entrevista con el subsecretario de Gobernación, Alejandro Encinas, en donde reconoce que la evidencia en la que sustentó su informe del pasado 18 de agosto no fue validada por peritos. 

El grupo de especialistas dijeron que determinaron estudiar la evidencia ante las dudas que les generó el que Alejandro Encinas no les comunicara el contenido del informe con anterioridad a presentarlo, como era el acuerdo. 

Cox dijo que “de acuerdo con el análisis realizado de los ficheros entregados como evidencia digital se determina que no es posible garantizar la originalidad de los mensajes que fueron capturados en imágenes o mediante registros fotográficos, ya que no se puede determinar, mediante el estudio de la metadata, de los ficheros su autenticidad, dado que no es posible verificar la fecha de creación original del mensaje, mediante la herramienta ExifTool. 

“Tampoco es posible verificar el tipo de dispositivo celular donde se encuentra configurada la cuenta de Whatsapp de la cual se realizó la copia tipo screenshot o captura de pantalla, objeto del análisis forense solicitado”, dijo. 

Sin embargo, aseguró que la no validez de estos mensajes no cambia el estatus de las 83 órdenes de captura, ya que las mismas no se basan en los datos del llamado Informe Encinas. 

Por su parte, Ángela Buitrago, miembro del GIEI dijo que se debe dar a conocer por qué se integraron esas capturas de pantalla y de dónde vinieron. 

“Lo que sí hay que investigar es, ¿por qué se entregaron? ¿quién los entrego? y ¿cómo los obtuvo? Y ese es un elemento fundamental”. 

A su vez, Carlos Martín Beristain dijo que aun cuando el mandato del grupo terminaba oficialmente hace un mes, decidieron prolongarlo ante la confusión resultante del informe, del cambio de fiscal y del desistimiento de diversas órdenes de aprehensión.  

“Ante este cambio de escenario y, tras un examen crítico de las condiciones necesarias para seguir y las implicaciones para los familiares y el propio caso, de una posible salida del GIEI de México, el Grupo ha tomado la decisión de proponer a las autoridades mexicana, a la Comisión Interamericana, a los familiares y representantes, una medida transitoria de que dos de sus miembros sigan adelante con el desarrollo del mandato”. 

*ofv

 

También te puede interesar