lunes 27 mayo 2024

Pausar relación con España para que no nos roben: AMLO; no se justifica declaración: gobierno español

por etcétera

En el contexto del asunto de su hijo mayor, el presidente Andrés Manuel López Obrador pidió pausar la relación con España “porque no queremos que nos roben”. José Manuel Albares, jefe de la diplomacia española, consideró que esa declaración no se justifica.

En su conferencia de prensa, el presidente se lanzó contra el gobierno y las empresas españolas. Sobre estas, dijo que son ejemplo de los que se “dedican a los negocios jugosos al amparo del poder y antes eran como dueños de México”.

A partir de ello, dijo que no hay buena relación con España y propuso que los dos países deben darse “una pausa” porque “vale más darnos un tiempo” y con un cambio de gobierno se pueda restablecer.

“Si ahora no es buena relación… Y a mí me gustaría que hasta nos tardáramos en que se normalizara para hacer una pausa, que yo creo que nos va a convenir a los mexicanos y a los españoles, desde luego al pueblo de México y al pueblo de España, hacer una pausa en las relaciones, porque era un contubernio arriba, una promiscuidad económica-política en la cúpula de los gobiernos de México y de España, pero como tres sexenios seguidos, y México llevaba la peor parte, lo saqueaban”, afirmó el mandatario.

Así, planteó, “vale más darnos un tiempo, una pausa. A lo mejor ya cuando cambie el gobierno ya se restablecen las relaciones, y yo desearía, ya cuando no esté yo aquí, que no fuesen igual como eran antes”.

A continuación presentó a Octavio Romero Oropeza, director de Petróleos Mexicanos, para que hablara de las empresas españolas. Y este refirió el caso de que la empresa mexicana prácticamente rescató un astillero en Vigo, lo que sólo le produjo pérdidas, además de otro en el que Repsol sólo perforaba pozos para cobrar por el trabajo, según él. Y dijo que hay muchísimos casos más.

Después de ello, López Obrador tildó de ladrones a los españoles y con ellos justificó la interrupción de relaciones que propuso: “La pausa es: vamos a darnos tiempo para respetarnos y que no nos vean como tierra de conquista. O sea, sí queremos tener buenas relaciones con todos los gobiernos, con todos los pueblos del mundo, pero no queremos que nos roben. Así como los españoles no quieren que lleguen de ningún país —y hacen bien— a robarles, pues tampoco queremos nosotros. Entonces, vamos a esperar, porque era mucho”.

Dijo que no pediría formalmente la “pausa” porque “no se puede hacer”, pero no aclaró en que consistía esa interrupción. Asimismo, intentó matizar su anterior declaración: “El asunto es arriba. No nos debemos de confundir, o sea, no confundir lo que es un gobierno con lo que es una nación; es distinto. Entonces, todo esto que estamos hablando eran acuerdos arriba, de las élites”.

En su evidente desesperación por el asunto de las casonas que ha habitado su hijo José Ramón, López Obrador involucró en el asunto a Claudio X. González, a quien relacionó con Iberdrola y reclamó un reportaje de “Todos a Favor de la Corrupción” acerca de ello.

José Manuel Albares, ministro de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación de España, se dijo sorprendido por los dichos de López Obrador, tanto que dijo que tiene que verificarlas.

“Voy a verificar el alcance de estas declaraciones que, entiendo, se han producido en un entorno informal y no responden a una posición oficial, o un comunicado oficial”, dijo el diplomático español cuestionado por las declaraciones del presidente mexicano en su conferencia de prensa.

“Habría que preguntar al presidente Obrador qué ha querido decir”, continuó Albares, quien también señaló que son contradictorias con declaraciones del mandatario mexicano sobre España realizadas la semana pasada, y con lo que pudo conversar a fines de enero con Marcelo Ebrard en un encuentro en Honduras.

También expresó que “las relaciones entre México y España es una asociación estratégica que va más allá de declaraciones verbales súbitas o de palabras puntuales. El gobierno de España no ha hecho ninguna acción que pueda justificar una declaración así”.

Acerca del aspecto económico de los vínculos entre los dos países, Albares dio una versión muy diferente de la de López Obrador: “Lo que demuestran las relaciones empresariales es que los flujos de inversiones en ambas direcciones no hacen más que incrementarse. Lejos de la pausa, de lo que estamos hablando es de un incremento de nuestras relaciones empresariales que los gobiernos, ambos gobiernos, debemos acompañar”.

Y advirtió que su gobierno va a defender “los intereses de España en cualquier circunstancia y ante cualquier país”.

En imágenes que han circulado en redes sociales, se ve afuera de Palacio Nacional a Marcelo Ebrard, secretario de Relaciones Exteriores, quien prácticamente huye ante las preguntas de reporteros por la relación con España.

También te puede interesar