miércoles 22 mayo 2024

Pese a sus ilícitos, Delfina irá otra vez por el Edomex gracias a Morena

por etcétera

Pese a que sus acciones ilegales fueron sancionadas tanto por el Instituto Nacional Electoral (INE) como por el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) y de su pobre desempeño en la Secretaría de Educación Pública (SEP), Delfina Gómez Álvarez fue escogida por Morena como su candidata a la gubernatura del Estado de México.

Este jueves Morena presentó los resultados de las encuestas finales para definir a su aspirante por el gobierno mexiquense (aunque encubierto bajo el subterfugio de que será el encargado del trabajo de organización del partido en el estado), tras una primera fase en la que se realizó una encuesta de reconocimiento en la que muchos fueron descartados, y quedaron sólo cuatro para la ronda final: Delfina Gómez Álvarez, Higinio Martínez Miranda, Horacio Duarte Olivares y Fernando Vilchis Contreras.

Las encuestas fueron realizadas por Mendoza y Blanco Asociados, y Covarrubias. Los resultados fueron que el porcentaje de personas que prefieren a Gómez Álvarez como candidata de Morena a la gubernatura mexiquense fue de 37.1 y 37.2 por ciento respectivamente, mientras que Vilchis Contreras obtuvo el segundo lugar con 11.9 y 9.5. Martínez Miranda y Duarte Olivares ocuparon tercer y cuarto lugar en ambos ejercicios.

Ambas encuestas señalaron a Morena arriba en las preferencias electorales en este momento, con 37 y 38 por ciento, prácticamente 20 puntos porcentuales por encima del PRI.

Como aún no se abre el proceso electoral y no se puede ostentar como candidata, el título que desplegará la virtual aspirante es el de Coordinadora de los Comités de Defensa de la Cuarta Transformación en el Estado de México.

Mario Delgado, dirigente nacional de Morena, defendió el uso del método demoscópico para definir a los candidatos de su partido: “Pa’quellos que tienen desconfianza de las encuestas, pues allí está la prueba, una vez más, que en Morena hacemos las cosas bien, de manera transparente, con absoluta imparcialidad, con un gran profesionalismo”.

En enlace vía remota, Gómez Álvarez aceptó el cargo, se dijo “muy emocionada” y dijo que hablará con el presidente Andrés Manuel López Obrador para hacerle saber su decisión y proceder a la entrega-recepción de la SEP, que es “una secretaría muy importante que ha hecho un trabajo muy bueno” (sic).

“Vamos por la revancha, maestra. No nos la volverán a robar”, le dijo Delgado.

También hubo enlaces con Vilchis Contreras y Duarte Olivares, quienes reconocieron la victoria de Gómez Álvarez. Hasta después, vía Twitter, Martínez Miranda, antiguo jefe de la camarilla a la que ha pertenecido la todavía titular de la SEP: el Grupo de Acción Política (GAP), felicitó a Delfina.

El GAP fue integrado en 1993 como una facción al interior del Partido de la Revolución Democrática en el Estado de México. El principal fundador fue Martínez Miranda, en compañía de otros políticos como José Luis Gutiérrez Cureño, quien fue presidente municipal de Ecatepec.

Esa organización se convirtió en uno de los grupos más poderosos en el perredismo mexiquense, y en el propio 1993 logró postular a Martínez Miranda como su candidato a la presidencia municipal de Texcoco. El triunfo lo obtuvo el PRI, pero se alegó fraude y, por la presión que logró aplicar el grupo de Martínez Miranda, se procedió a la concertacesión de aquellos años: se integró un gobierno en el que el alcalde fue un priista y como secretario del ayuntamiento fue designado Duarte Olivares.

Tras ello el GAP se fortaleció al interior del PRD y se hizo de la dirigencia del partido en el Estado de México en 1995, ya que Martínez Miranda se colocó al frente. El grupo se fortaleció y logró llevar a su dirigente a una senaduría en 1997 y, dos años después, se convirtió en candidato a la gubernatura del Estado de México, elección que perdió frente a Arturo Montiel, el candidato priista.

Tras su derrota en 1999 y la victoria de Andrés Manuel López Obrador en el Distrito Federal, Martínez Miranda se sumó al gobierno del tabasqueño como coordinador general de Asuntos Metropolitanos, de donde pasó a disputar y ganar la presidencia municipal de Texcoco entre 2003 y 2006, cargo que volvió a ocupar entre 2015 y 2018.

Martínez Miranda también formó parte de la fórmula que llevó a Rosario Robles a la dirigencia del PRD, además de que impulsó en 2005 la candidatura de Yeidckol Polevnksi a la gubernatura mexiquense.

Posteriormente Martínez Miranda renunció en 2011 al PRD y alcanzó una diputación en el Congreso mexiquense postulado por Movimiento Ciudadano y el Partido del Trabajo. Y en 2017 se convirtió en asesor de otra integrante del GAP: Delfina Gómez Álvarez, quien iba por la gubernatura del Estado de México.

Ya dentro del GAP, Gómez Álvarez se convirtió en alcaldesa de Texcoco (postulada, al igual que Martínez Miranda, por el PT y Movimiento Ciudadano) en el trienio 2013-2015, y después fue elegida diputada federal por Morena en 2015. En 2017 fue candidata de Morena a la gubernatura del Estado de México, cuando perdió la contienda frente a Alfredo del Mazo Maza.

Después, en las elecciones de 2018, ganó un escaño en el Senado de la República, pero después se convirtió en delegada federal de Programas del Bienestar en el Estado de México y, en diciembre de 2020, fue nombrada titular de la SEP.

En 2017, durante el proceso electoral por la gubernatura mexiquense, López Obrador dijo que Gómez Álvarez “es como mi gemela”, y añadió que “tenemos la dicha enorme, es como una bendición que sea nuestra candidata en el Estado de México la maestra Delfina. Es lo mejor que nos pudo pasar”.

Sin embargo, también en ese entonces se denunció que, durante su desempeño como alcaldesa de Texcoco (en el ayuntamiento era secretario Duarte Olivares), Gómez Álvarez descontaba a los trabajadores parte de su salario para destinarlo a actividades políticas. Ella tuvo que aceptarlo, aunque alegó que fue porque ellos se los solicitaron.

Después se supo que los recursos obtenidos de esa manera eran desviados hacia el GAP, y se hicieron públicos cheques de 2014 a nombre de esa organización. La cifra que habría sido obtenida por ese procedimiento habrían sido de unos 13 millones de pesos, según algunos medios.

Asimismo, desde la presidencia municipal Gómez Álvarez asignó contratos por al menos 32 millones 474 mil 271 pesos a empresas administradas por Jorge Luis Vázquez Reyes, primo político de Martínez Miranda. Ella dijo que no había conflicto de interés.

Entonces Gómez Álvarez dio empleo a parentela de Martínez Miranda: dos hermanos, Alberto en la Tesorería y Agustín en la Secretaría de Seguridad Pública; la nuera, Elizabeth Terraza, fue directora del DIF municipal; su prima, Mónica Quintero Miranda, fue directora de Agua Potable, Drenaje y Alcantarillado, y el esposo de esta fue director de Regulación Comercial.

En 2018 Gómez Álvarez e Higinio Martínez Miranda llegaron, elegidos por el Estado de México, al Senado de la República.

Pero el asunto de Texcoco pesa mucho a Gómez Álvarez, y en materia de sanciones administrativas y penales aún está pendiente.

Sobre ese caso, tras una investigación el INE halló la acción ilegal de Gómez Álvarez como alcaldesa en Texcoco al descontar recursos a los trabajadopres del municipio, que fue por unos 2 millones 264 mil pesos, que fueron desviados hacia el GAP y destinados para la operación ordinaria de Morena. Por ello el instituto multó al partido con 4 millones 529 mil pesos.

Entonces López Obrador salió a decir que Gómez Álvarez es una “mujer honesta” y hasta, contra las evidencias, pretendió justificar la ilegal acción de su funcionaria, y hasta arguyó que lo recaudado había sido para “comprar sillas de ruedas”.

En enero de este año el TEPJF ratificó que Gómez Álvarez incurrió en un “actuar ilícito” y ratificó la multa impuesta por el INE.

Además, el TEPJF también encontró que, en su desempeño como delegada de Programas Sociales del gobierno federal, Gómez Álvarez incurrió en uso indebido de recursos públicos con elementos de promoción personalizada a favor del presidente López Obrador, además de desacato de las medidas que al respecto le había impuesto el INE.

Sin embargo, pese a esos dos casos, con sentencias definitivas e inatacables contra Gómez Álvarez, ni la Secretaría de la Función Pública ni la Fiscalía Especializada en Delitos Electorales (encabezada por un viejo amigo y exempleado de López Obrador, José Agustín Ortiz Pinchetti) han actuado en consecuencia.

En su anterior campaña en pos de la gubernatura del Estado de México, la profesora Delfina usó muchas veces la expresión “superrequetebién”. Hoy la puede desempolvar.

También te puede interesar