lunes 27 mayo 2024

Recomendamos: Las mentes pequeñas que rodean a AMLO, Anaya y Meade, por Luis Antonio Espino

por etcétera

Se atribuye a Eleanor Roosevelt la frase: “las grandes mentes discuten ideas, las mentes promedio discuten eventos, las mentes pequeñas discuten personas”. Hasta ahora, quienes rodean a los tres candidatos de los partidos políticos nos han demostrado que son mentes entrenadas y dedicadas a discutir sobre personas.

Es muy bueno que varios periodistas se estén dando a la tarea de convocar a los aspirantes a la presidencia y a voceros de sus campañas a espacios en radio y televisión para que debatan. Pero tristemente, lo que estamos viendo dista mucho de ser ejercicios serios de contraste de ideas y argumentos bien elaborados.

Apenas la noche del 6 de febrero, en un programa de ForoTV, los presidentes del PRI, Morena y PAN, acompañados de otros políticos, se reunieron con la presunta intención de debatir. El programa se puede ver aquí, pero para ahorrarles una hora de su vida, este es el resumen:

Ataque – cartulina – mi candidato va a ganar y tengo encuestas – cartulina – esa encuesta es falsa, tengo otros datos – cartulina – tu candidato es corrupto porque sale en esta foto con corruptos – cartulina – no, el tuyo es más corrupto y tengo otras fotos – cartulina – el tuyo es hipócrita – cartulina – el tuyo es más hipócrita – cartulina – el mío habla francés e inglés – cartulina — el tuyo es un peligro – cartulina – no, el tuyo es más peligroso – cartulina… etc.

Sólo tres clases de personas ganan en estos pseudo-debates: los políticos, que salen de los estudios de televisión sintiéndose Kennedy después de ganarle el debate a Nixon; los consultores de los partidos, que cobran millonadas por preparar políticos para los debates; y, adivinó usted, la industria de las cartulinas. Los ciudadanos que vemos el triste espectáculo perdemos tiempo, buen humor y sobre todo, fe en la democracia.

De modo que si usted es candidato, presidente de partido, consultor de partidos, similar o conexo, le dejo tres modestas recomendaciones, tirándole a súplicas:

Uno, las cartulinas con fotos, gráficas, datos o encabezados de periódico pueden servir como apoyo para darle fuerza visual a algunos argumentos, pero no sonlos argumentos. Contrario a lo que pueden pensar, ir preparado al debate no significa llevar más cartulinas que los demás. Ir preparado al debate significa llevar un mensaje claro y relevante para su audiencia, que no son los otros políticos que debaten con usted, sino la gente, los ciudadanos, los votantes, a los que usted, se supone, quiere representar y servir. Ese mensaje debe significar algo para la gente que lo ve, estar relacionado en algo con su vida, sus aspiraciones, sus preocupaciones, sus problemas y sus sueños.

Más información: http://bit.ly/2CKKMGG

También te puede interesar