lunes 27 mayo 2024

Depredador vs. los ahorros públicos

por Rafael Hernández Estrada

La mal llamada 4T ha depredado cientos de miles de millones de pesos que fueron saqueados de los fideicomisos y fondos públicos federales, lo que se hizo a punta de decretazos, arbitrariedad y reformas legales irresponsables. El daño al patrimonio público por esta depredación se estima en más de medio billón de pesos en lo que va del sexenio.

Para financiar sus “programas prioritarios”, López Obrador recurrió al desvalijamiento de los ahorros públicos, incluso los estratégicos. El despojo se ha concretado por capítulos, cual secuelas de la película Predator (dirigida en 1987 por John McTiernan, con la actuación de Arnold Schwarzenegger). El recuento de los daños es el siguiente: 

1) En abril de 2020, se emitió un Acuerdo Presidencial para la extinción de los fideicomisos públicos sin estructura orgánica. Por decreto se extinguieron 67 fideicomisos y se “reintegraron” a la Tesorería 16 mil millones de pesos.

2) En octubre del mismo año, por una iniciativa presidencial que los levantadedos oficialistas en las cámaras no chistaron en aprobar, se reformaron diversas leyes para extinguir otros 109 fideicomisos, con un monto de recursos disponibles por 68 mil millones de pesos. Esta segunda tanda eliminó al Fondo de Desastres Naturales, a decenas de fondos para la ciencia y la tecnología, los de promoción de la industria cinematográfica, el Fondo Minero, el Fondo Metropolitano y muchos más.

3)  El apetito insaciable de dinero se arrojó luego contra los dineros acumulados en el Fondo de Salud que, al cierre de 2019, contabilizaba en sus arcas la cantidad de 113 mil millones de pesos. Este monto se había acumulado por previsiones presupuestarias y también por aportaciones de las personas inscritas en el desaparecido Seguro Popular (que fue sustituido por el fallido INSABI).

4) Pero tampoco eso fue suficiente. De manera arbitraria, la SHCP de López Obrador saqueó los fondos de estabilización acumulados por décadas, producto de los excedentes petroleros. Se trata de dos fondos: a) el Fondo de Estabilización de los Ingresos Presupuestarios (FEIP), que al inicio del sexenio obradorista tenía 279 mil millones de pesos en sus arcas, de los cuales, al cierre del ejercicio 2021, tan solo quedaban 9.9 mil millones; y b) el Fondo de Estabilización de los Ingresos Presupuestarios de los estados (FEIPEF), que vio reducir sus 89 mil millones de pesos a solo 21 mil. 

El total de este recuento, que puede ser incompleto, resulta en el atraco de 534 mil millones de pesos. La devastación institucional que ello implica se suma a la originada por los subejercicios y el austericidio, prácticas que castigan los presupuestos y el funcionamiento adecuado y eficiente de las entidades y dependencias de la administración pública federal.

El 21 de octubre de 2020, López Obrador se comprometió a que la Secretaría de la Función Pública presentaría un informe sobre la corrupción imperante en los instrumentos financieros extintos. A tres años de esa promesa, el ánimo anticorrupción quedó como uno más de los pretextos demagógicos y falsos a los que el inquilino de Palacio Nacional suele recurrir para justificar sus ocurrencias. Ni qué decir que esto igual se demuestra al observar el desmesurado crecimiento de los fideicomisos públicos creados en la órbita de la Secretaría de la Defensa Nacional y la Marina Armada, fideicomisos que son campeones en opacidad y manejo discrecional.

Con un sello netamente neoliberal, el proyecto obradorista omitió emprender una reforma fiscal integral que fortaleciera las finanzas públicas de México. En lugar de ello, que respondería a una orientación política de izquierda y que pondría en jaque su alianza con los potentados salinistas, AMLO depredó los ahorros del Estado para financiar su ilegal operación política y los proyectos que unilateralmente clasificó como prioritarios. 

Cincelada: Los potentados salinistas, la élite militar y la parentela del inquilino de Palacio Nacional son los mimados del capitalismo de cuates de la mal llamada cuarta transformación. 

También te puede interesar