miércoles 28 febrero 2024

Etiquetado, hábitos de consumo; 4T otra vez vs. industria de alimentos

por José Yuste

El nuevo etiquetado de alimentos, la NOM 051, sí tuvo un impacto de advertencia sobre los consumidores mexicanos. Sienten culpa, y hasta miedo a ser regañados, pero el nuevo etiquetado no fue la piedra de toque para modificar los hábitos de consumo, ha señalado la consultora Kantar. Pero en México no logró modificar los hábitos de consumo a un año de haberse puesto en marcha.

Quienes defienden el nuevo etiquetado, como El Poder del Consumidor, ha enfatizado que lo alcanzado es fuerte, al haber llevado a la reformulación de los alimentos. Las empresas, con el nuevo etiquetado, tuvieron que cambiar las fórmulas, con menos azúcares o menos grasas o menos calorías.

Sin embargo, el nuevo etiquetado, al parecer, satura la vista con tantos sellos y confunde al consumidor. Vaya, sí logra el sentido de advertencia, pero en México (a diferencia de Chile) no llegó a cambios en los hábitos de consumo.

La pandemia sí modificó el consumo, pero no el etiquetado.

SALUD, OTRA VEZ CONTRA LA CHATARRA

Frente a esta situación, vemos en la 4T una nueva oleada contra la comida chatarra, la cual se había resguardado por los problemas de salud de la pandemia.

Otra vez vemos a la Secretaría de Salud, a cargo de Jorge Alcocer, y sin duda donde Hugo López-Gatell tiene fuerte influencia, señalar en Twitter y en sus espacios sobre los daños de la comida chatarra, principalmente en los niños.

Aquí la industria, como Con México a cargo de Jaime Zabludovsky, ha insistido en las deficiencias del nuevo etiquetado (por ejemplo, no toma en cuenta las cantidades consumidas, y desde un chocolate por más pequeño que sea, puede tener sellos de advertencia).

Lamentablemente, no ha habido un diálogo entre las autoridades y la industria, a un año de distancia del nuevo etiquetado.

Y AHORA TAMBIÉN SE LES CULPA DE LA INFLACIÓN

Más bien estamos viendo una andanada, otra vez, contra la industria de alimentos. Y ahora la avalancha contra la industria de alimentos no sólo es por la comida “de bajo nivel alimenticio”, sino por un tema mundial: la inflación.

La inflación de los alimentos, donde, por ejemplo, los nopales, tomates verdes o el maíz han tenido incrementos se debe más a la pandemia y sus frena y arranque, que a sobreutilidades.

Si algo nos enseñó la inflación de los 90, fue frenarla mediante concertación. Si no hay diálogo empresas-autoridades, sólo hay malos entendidos.

SALARIO MÍNIMO, PIDEN 25% MÁS

Las alzas en el salario mínimo han mostrado que no son inflacionarias. El 25% del incremento propuesto por la Conasami es muy superior a 7% de inflación que tendremos. Se debe al factor de recuperación. Sin embargo, sería mejor ir poniendo el aumento del salario mínimo, en lugar de en porcentajes, en términos absolutos. Los 35 pesos no traerían el efecto de faro, en cambio 25% hace ruido.


Este artículo fue publicado en Excélsior el 29 de noviembre de 2021. Agradecemos a José Yuste su autorización para publicarlo en nuestra página.

También te puede interesar