martes 28 mayo 2024

Viene el tercer paquete de infraestructura del CCE-Hacienda, y no será suficiente

por José Yuste

Vamos a la mitad del sexenio lopezobradorista. Es momento de evaluaciones. Y los dos anteriores paquetes de infraestructura del CCE con Hacienda no han hecho la diferencia. Con todo y ser bienvenidos (y cómo no, se trata de 68 obras por 525 mil millones de pesos), pero debemos ser sinceros: los paquetes no hacen la diferencia. No destraban la problemática de la inversión privada.

El tercer paquete de infraestructura fue revisado el viernes pasado por Rogelio Ramírez de la O, secretario de Hacienda, y el Consejo Coordinador Empresarial, a cargo de Francisco Cervantes.

El tercer paquete de infraestructura, al ser una buena noticia, muestra una buena relación entre la IP y Hacienda, aunque no destraba la enorme falta de confianza para la inversión privada.

La inversión privada, en 2018, alcanzó hasta 19% del PIB. Hoy no rebasa el 17 por ciento.

Incluso, la propia inversión pública ha sido igual, de un poco más de 3% del PIB, la misma que teníamos en 2018.

Con estas cifras, apenas y llegamos a 20% de inversión total en la economía mexicana, muy por debajo del potencial para crecer, que debería ser de 24 por ciento.

¿Qué sucedió? Que la inversión privada sigue sin certeza, en un marco donde las empresas energéticas tuvieron cambios de reglas, donde existen rencillas con varias empresas, y donde las inversiones (como las aeronáuticas) sienten imposiciones.

EL POTENCIAL PARA INVERTIR ES IMPRESIONANTE

Y conste que el potencial para invertir es enorme. El potencial para invertir en la economía mexicana llega a ser de hasta 60 mil millones de dólares. Así lo detalla la planeación estratégica del Consejo Coordinador Empresarial.

A esta administración se le fue el potencial de inversión y, por lo tanto, de crecimiento.

El sector privado se mantiene haciendo control de daños más que viendo al gobierno como su aliado para la potencial inversión.

Y el gobierno ha estado promocionando sus obras insignia, como si hicieran la diferencia, cuando en realidad, la inversión pública no ha crecido.

El resultado, al no tener mayor inversión ni pública y mucho menos privada, no hay crecimiento.

Este año estaremos creciendo, otra vez, y como si fuera una maldición, por debajo de 2%. Ni siquiera llegaremos a resarcir el tamaño económico prepandemia.

La economía mexicana todavía será menor al finalizar 2022, respecto de la que teníamos en 2018.

Viene el tercer paquete de infraestructura. Bienvenido, pero no es la piedra angular para destrabar la inversión.

ARTURO HERRERA PREFIERE WASHINGTON

Arturo Herrera ya vivió varios años en Washington, también trabajando para el Banco Mundial. Después de haber sido secretario de Hacienda, y al no llegar a ejercer como gobernador del Banco de México, Herrera prefiere dejar el país (estaba en la academia, dentro del Colegio de México). Vuelve a Washington. A diferencia de Carlos Urzúa, Herrera prefiere no dar la batalla en el debate público. Herrera se va al Banco Mundial en Washington, como director global de Gobierno. Fue un buen secretario, dejó finanzas sanas, frenó iniciativas antiinversión. Se le prometió Banxico, y no le cumplieron. Prefiere tomar distancia.


Este artículo fue publicado en Excélsior el 16 de mayo de 2022. Agradecemos a José Yuste su autorización para publicarlo en nuestra página.

También te puede interesar