jueves 13 junio 2024

Recomendamos también: Paul Schrader: “Hollywood está muerto”

por etcétera

Paul Schrader (Michigan, 1946), el guionista de Toro salvaje y Taxi Driver, ha sido este miércoles la única estrella del Festival Internacional de cine de Los Cabos (Baja California Sur), una sexta edición un tanto deslucida en esta ocasión, muy alejada del glamur de las anteriores. Schrader, en plena forma a sus casi 72 años y haciendo gala de un envidiable sentido del humor, decretó en un encuentro con periodistas, con el Mar de Cortés de fondo, la muerte del cine de Hollywood. “Los estudios están muertos. Son casi dinosaurios. Google, Netflix, Apple son los que dominan ahora. Los dinosaurios hacen secuelas, películas de acción, pero no hay futuro. Creemos que Hollywood sigue existiendo, pero no”, afirmó el director de American Gigolo. El cineasta recibe un homenaje por parte del certamen sudcaliforniano donde se exhiben su último filme First Reformed, un alegato sobre la vida, la muerte, el medio ambiente y el terrorismo con Ethan Hawke y Amanda Seyfried que cosechó aplausos en la reciente Mostra de Venecia, y Mishima, su biopic sobre el escritor japonés nunca estrenada en México. Michel Franco, el director mexicano mimado por Cannes, será el encargado de entregarle el premio.

En bermudas y micrófono en mano, Schrader habló sobre su película, que la revista Variety ha definido como “un testamento” (con sus obsesiones de siempre: el descenso a los infiernos, el sexo, la redención), y demostró que, a diferencia de la corrección política de muchos realizadores de hoy, él sigue por la senda del cine de autor, en plan vieja escuela y que no tiene pelos en la lengua. Ser transgresor le ha costado al guionista favorito de Martin Scorsese tenérselas que ver con un sistema que ya no financia productos arriesgados ni “lentos” como a él le gusta definir su cine frente al cine “sintético”, palabra con la que alude a esas producciones que ahora invaden las pantallas en las que se resucitan a actores muertos o plagadas de efectos especiales. “En realidad, no es que ahora sea más difícil rodar. La ventaja es que ahora con la democratización de la tecnología cualquiera puede hacer cine, todo se ha vuelto más barato. La contra es que con esta avalancha de productos es más difícil hacer dinero”, ha asegurado y, como ejemplo, ha citado YouTube, donde cada hora se suben ocho horas de material. “Nada de lo que aprendimos en los últimos cien años es útil hoy”, aseguró con la rotundidad de quien ha firmado varios de los guiones más importantes del último medio siglo del cine.

Más información: http://bit.ly/2zxY1dM

También te puede interesar