viernes 14 junio 2024

AMLO dice “tengan cuidado” a quienes dejen su movimiento; alaba la “encuestocracia” y descalifica elecciones directas

por etcétera

A propósito de las encuestas de Morena para escoger a su candidato a la gubernatura de Coahuila, el presidente Andrés Manuel López Obrador advirtió a quienes quieran tomar otro camino “que tengan cuidado” porque “no tienen pueblo”, hizo la alabanza de una suerte de “encuestocracia” y expresó su desprecio por las elecciones abiertas.

Después de que el pasado lunes la dirigencia nacional de Morena anunció que el senador Armando Guadiana ganó las encuestas para ser el “coordinador de los Comités de Defensa de la Cuarta Transformación en Coahuila” (léase candidato a la gubernatura), y de que Ricardo Mejía Berdeja, subsecretario de Seguridad y también aspirante, manifestara su inconformidad al respecto (quedó en tercer lugar), el tabasqueño fue cuestionado sobre ello en su conferencia de prensa.

Cuando un periodista le cuestionó si por el asunto observaba una ruptura, dijo que no lo ve así, que es lo que quisieran los opositores y lanzó su advertencia para quienes quieran salir de su movimiento: “Hasta en el caso de que alguien se inconformara y dijera ‘me voy’, no pasa nada, porque para tomar una decisión de ruptura se necesita una causa. No se puede ser rebelde sin causa, y si no hay elementos, no hay pruebas, sino nada más es porque ‘yo quería y yo soy muy importante, y como no me tomaron en cuenta, pues me voy. Además, me están tirando un lazo los del bloque conservador’. Yo les diría a los que podrían tomar —que serían muy pocos— ese camino, que tengan cuidado porque ¿qué les pueden asegurar los del bloque conservador, si ahí hay anarquía política? No tienen ni programa, ni dirigentes; bueno, no tienen lo mero principal: no tienen pueblo”.

Se lanzó contra el supuesto procedimiento de los opositores para escoger candidato: “Nada más imagínense cómo le van a hacer. Yo les pregunto: ¿Van a hacer encuesta? ¿Por qué no informan cómo van a elegir al candidato del bloque conservador? ¿Va a ser con una encuesta o van a constituir un grupo de representantes de la oligarquía, un supremo poder conservador, que es el que va a elegir?”.

También defendió una curiosa concepción de algo que podría denominarse “encuestocracia”: López Obrador recordó que cuando fue dirigente en Morena buscó que en el partido rigiera la encuesta para la selección de candidatos, porque, según él, “la gente que es consultada expresa libremente lo que siente, su punto de vista”.

El tabasqueño dejó muy claro que no confía en elecciones abiertas y otros procedimientos: “Cuando son elecciones, ya sea en convenciones, inclusive con casillas, hay muchos riesgos de fraude, de que se compren delegados o que se acarree gente y se compren votos. Todo esto que desgraciadamente es parte de la subcultura política de nuestro país, toda esta herencia antidemocrática que viene de lejos, porque ya hemos hablado bastante de que, por siglos, no ha habido democracia en nuestro país y lo que ha habido son fraudes electorales. No se respeta la voluntad del pueblo”.

Abundó sobre su propuesta de encuestocracia: “De ahí que para evitar fraudes se decidió por encuestas, y yo estoy totalmente de acuerdo con ese método. Y creo que el que participa en una encuesta tiene que aceptar el resultado. Hay veces que no nos gusta el que gana por alguna razón, porque no lo vemos joven o firme o francamente en favor de la transformación, pero no es nuestro punto de vista lo que decide o determina; es cómo lo ve la gente”.

Lo que no explicó López Obrador, quien en numerosas ocasiones durante su larga trayectoria política se ha quejado de las encuestas cuando no le favorecen (“cuchareadas”, les ha dicho), es por qué las encuestas estarían al margen de la “subcultura del fraude”. Y debe recordarse que de los ejercicios demoscópicos de Morena ha habido varias quejas de sus propios militantes, tanto que incluso, ante la desconfianza al respecto entre los mismos morenistas, del proceso de elección de su dirigencia nacional por encuesta tuvo que hacerse cargo el Instituto Nacional Electoral.

Lo anterior lo expresa López Obrador en el contexto no sólo de la candidatura de su partido al gobierno de Coahuila, sino de la abierta sucesión presidencial que él mismo abrió, y también de la discusión de la reforma electoral en el Senado de la República.

También te puede interesar