jueves 29 febrero 2024

Tras ser comprada por Pemex, rebaja Moody’s calificación a refinería Deer Park

por etcétera

Apenas tres días después de ser adquirida por Petróleos Mexicanos (Pemex), Moody’s  anunció la reducción de la calificación crediticia a la refinería Deer Park  a Baa3 desde Baa2, con la  posibilidad abierta de una nueva revisión a la baja.

La calificadora argumentó que su decisión obedece a que luego del cierre de la operación de adquisición, la planta enfrentará un perfil de crédito más débil, principalmente debido a la situación financiera de Pemex.  Y aun cuando la transacción no ha sido aprobada por los órganos reguladores de Estados Unidos, la expectativa de Moody’s es que la recuperación total en las ganancias de Deer Park se extenderán más allá de este año.

“Moody’s espera que Deer Park administre proactivamente sus requisitos de liquidez y refinanciamiento 2021, incluido el refinanciamiento de una línea de crédito renovable a corto plazo de 130 millones de dólares, con vencimiento en julio de 2021, con los ingresos de los préstamos de los socios”, indicó la agencia en un comunicado.

De acuerdo con información de El Financiero, la calificación ‘Baa3’ representa el último peldaño del escalafón de la agencia,  antes de que la nota caiga en grado especulativo o “basura”.

La firma explicó que la operación implica la transferencia del interés de Shell en la sociedad, que era de 50-50, por lo que ahora la propiedad total de la refinería pasará a Pemex; aún estará sujeta a las aprobaciones regulatorias La contraprestación es de 596 millones de dólares, que comprenden una combinación de efectivo y deuda, más el valor del inventario de hidrocarburos. Se calcula que la operación se concrete en el cuatro trimestre del año.

El director de Petróleos Mexicanos (Pemex), Octavio Romero Oropeza, aceptó que la refinería Deer Park, adquirida a la empresa Shell, presenta  una deuda de 980 millones de dólares.

A pesar de ello, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador calificó esta adquisición como “un gran negocio” y aseguró que es un paso en la recuperación de la industria petrolera, que permitirá a México “recuperar la soberanía”, sobre sus recursos energéticos y para alcanzar la autosuficiencia en este sector.

arg

También te puede interesar