lunes 22 abril 2024

Sheinbaum tolera obra irregular en el Metro iniciada en sexenio de Mancera

por etcétera

Durante la gestión de Jorge Gaviño al frente del Sistema Colectivo Metro se otorgó a la empresa Accesorios Constructivos (Acco), una autorización con vigencia de 10 años para construir dos torres comerciales, residenciales y de oficinas ubicadas en la estación Villa de Cortés, obra que ha excedido en dos ocasiones sus fechas de entrega, sin que el STC haya revocado el permiso.

De acuerdo con una investigación colectiva realizada por la iniciativa periodística Voces Emergentes, durante el gobierno de Miguel Ángel Mancera se accedió a dar a Acco una concesión para el uso y explotación comercial de dos zonas pertenecientes al Metro Villa de Cortés. La actual administración de Claudia Sheinbaum, a 30 meses de gobierno, no ha revocado el permiso, a pesar de las múltiples irregularidades denunciadas.

La idea general era construir dos torres, con departamentos, oficinas y locales comerciales, a cambio de pagar beneficios al Metro.

La constructora,  se comprometió a dar al metro un pago mensual por el uso del terreno, así como remodelar los pasos peatonales para los usuarios de la estación.

Según la investigación, que se basó en documentos oficiales y testimonios de los vecinos, el 21 de noviembre de 2016 Jorge Gaviño prometió que la obra estaría lista en un año. Pero han pasado cinco, y la obra no se ha terminado.

Además de que ello constituye una irregularidad en detrimento del STC Metro, resulta una grave afectación en la calidad de vida de los vecinos, quienes denuncian ruido constante y movimientos que alteran su tranquilidad.

Según la investigación, Gaviño aceptó el trato a cambio de una renta mensual de 45 mil 240 pesos al mes, más “los gastos derivados de la renovación y adaptación”.

Para iniciar las obras, el exdirector del Metro se reunió en numerosas ocasiones con los vecinos, para convencerlos de las bondades de la obra y les prometió que ésta quedaría lista en un año, como máximo.

Pero ya han pasado cinco años, se cambió de jefe de gobierno y dos veces de director del metro y las obras no han concluido.

La investigación cita una declaración de Roberto Azbel Arellano, exsubdirector general de Administración y Finanzas del Metro, que aseguró que lo que “ahí se construya será propiedad del Sistema”.

El 15 de septiembre de 2016 “se aprobó otorgar a Accesorios Constructivos SA de CV (Accco) la explotación comercial de las pasarelas elevadas sobre Calzada de Tlalpan, la parte baja de la estación a ambos lados de la vía, además de los predios marcados con el número 891 y 858.

Por el derecho de aprovechar un total de 774.8 metros cuadrados, propiedad del SCT–Metro y del gobierno de la Ciudad de México, se fijó un alquiler de 45 mil 240 pesos mensuales”, además de la obligación de hacerse cargo de la seguridad del área y remodelar toda la estación.

Y el 21 de octubre de 2016, Mancera anunció el arranque de las obras, anunciando una inversión de 100 millones de pesos para beneficio del STC.

La obra no se ha concluido, ni se han cumplido los plazos de entrega estipulados, por lo que legalmente, el STC está en posición de revocar el convenio, pero no lo ha hecho.

Cabe señalar que un arreglo semejante se realizó en la estación terminal Rosario, en donde el tramo que va de los paraderos de autobuses a los andenes del metro se convirtió en una plaza comercial.

El 23 de junio pasado, un par de plafones cayeron de un paso elevado que cruza Calzada de Tlalpan, incidente que hizo que el STC anunciara que el acuerdo estaba en proceso de revocación.

Sin embargo, de acuerdo con la investigación, el permiso sigue vigente.

Además de estos retrasos, el reportaje señala que Accco adeuda al metro cinco millones de pesos por concepto de contraprestaciones devengadas no cobradas.

Dicha empresa además tiene el permiso de administrar y usufructuar 651 locales y 873 espacios comerciales en el metro. A cambio de ello, le paga al Sistema 5.7 millones de pesos mensuales.

Los tratos de Accco con el sistema iniciaron en 2012, iniciando la administración de Miguel Ángel Mancera.

Uno de los funcionarios de la empresa se llama Mario Martín Gallardo, director adjunto de Grupo GICSA que participó en la construcción de la Torre HSBC.

El domicilio fiscal de Accco, ubicado en la colonia obrera, es el mismo de cuatro empresas más.

Los vecinos denuncian que además de los retrasos, que ya hacen insoportable la vida diaria, la obra está hecha con materiales de baja calidad. Aseguran haber hecho múltiples denuncias ante diversas instancias, sin que se revoque el permiso a la empresa o se concluya la obra de manera definitiva, con las prometidas ventajas que debería traer a los habitantes y usuarios de la estación.

El reportaje original puede consultarse AQUÍ. 

*ofv

También te puede interesar