domingo 21 abril 2024

¿Dónde está el corrupto? Ah, lo promoví a Segob

por Rubén Cortés

El presidente que dice que no es tapadera de nadie ayer dijo que, tras el desfalco de 20 mil millones de pesos en Segalmex, promovió al director a un tremendo cargo en Gobernación. Pero eso sí, aclaró que “aquí no hay impunidad para nadie”. Raro ¿no?

No es tapadera de nadie, pero hay 38 denuncias en la Fiscalía por el robo del siglo en Segalmex, y sus tres más altos mandos no son molestados. El director Ovalle fue ascendido como jefe del Instituto Nacional para el Federalismo y el Desarrollo Municipal.

Además:

–Al exdirector de Asuntos Jurídicos, Carlos Antonio Dávila Amerena, el juez Gregorio Salazar se negó a procesarlo por “falta de pruebas” en la pérdida de 142 millones 440 mil 883 pesos.

–Al jefe de la Unidad de Administración y Finanzas, René Gavira, el juez Enrique Vázquez le suspendió una orden de captura por delincuencia organizada, lavado y peculado, por la compra ilegal de 100 mil títulos bursátiles de 100 millones de pesos de Segalmex.

Sin embargo, ahora se sabe que la favorita del presidente para sucederlo en la presidencia en 2024, la Jefa de Gobierno de la CDMX, también está involucrada en el desfalco de Segalmex, que es el más grande de la historia en México, con dinero del erario.

La administración de Claudia Sheinbaum transfirió millones de pesos a una empresa falsa usada por Segalmex para desaparecer más de 142 millones de pesos en hacer compras de azúcar que nunca existieron.

El entramado financiero entre el gobierno de la CDMX y Segalmex, fue detectado por el Servicio de Administración Tributaria; y el desvío de lana fue a la empresa “Carregín”, de sólo siete empleados y que vendía hielo y agua, no azúcar.

Una ingeniería financiera similar utilizó Segalmex en una operación secreta montada con el dictador Maduro, contra Estados Unidos, y que movió millones de dólares por todo el mundo sin apenas dejar rastro, según una investigación del diario español EL PAÍS y el portal venezolano Armando.info.

Estados Unidos procesa hoy a un prestanombres del dictador venezolano involucrado en el entramado con Segalmex, y considera que fue un negocio de cientos de millones de dólares para empresarios mexicanos y venezolanos, “a expensas del pueblo venezolano”.

El prestanombres, Alex Saab, está preso en Miami: en 2019 y 2020, compró en México alimentos por 64 millones de dólares para Maduro, quien los vendió a sobreprecio a los venezolanos, a través de programas sociales de compra de votos.

Saab resultó ser colaborador de la DEA; y la pregunta es si Estados Unidos olvidará el caso Segalmex, a cambio de que México se encargue, sea como se encargue, de los migrantes.

Ahí está el detalle.

También te puede interesar