martes 21 mayo 2024

¿Quién dijo que todo está perdido?

por Tere Vale

El asunto de un lado y del otro está bastante complicado. Francamente, no tengo idea de cómo se va a resolver. Creo que el resultado final de todos estos procesos internos para decidir quienes competirán el 2 de junio del 2024 por la presidencia de nuestro país podría ser división y desencanto; ojalá me equivoque.

Hace apenas unas horas del momento en el que están leyendo este texto, circulaba insistentemente la versión de que Santiago Creel había ya había salido de la contienda del Frente y al mismo tiempo se decía que las horas de Marcelo dentro de MORENA estaban contadas. Por rumores no paramos.

Otros, en cambio, susurran que el voto del PAN, de seguir Santiago en la contienda, estará dividido entre él y Xóchitl, favoreciendo con esto a Beatriz Paredes. En otros ámbitos se asegura que Ebrard aguantará hasta lo indecible—igual que su mentor Manuel Camacho en su momento—, con tal de seguir mamando de la ubre del poder en la que lleva ya muchos años.

Pero, se dibujan otros escenarios posibles, dicen los que supuestamente saben. Por ejemplo, que Xóchitl—si no quiere perder lo ganado— debe cambiar urgentemente su ya conocido discurso de la Cenicienta hidalguense y ponerle conocimiento y propuesta a sus intervenciones o comentan que Mario Delgado—ese intachable dirigente del partido en el gobierno— jamás dará a conocer los nombres de las casas encuestadoras que definirán al candidato(a) oficial porque se trata de empresas “clandestinas” expertas en consultar a dedos divinos y que por lo tanto (jaja…) prefieren seguir en el anonimato. 

La cosa sigue ¡aún hay más! Que Marcelo se va de candidato a Movimiento Ciudadano; que AMLO no va a “destapar” a ninguna de las corcholatas por él señaladas, que más bien (y quien sabe cómo, digo yo) va a sacarse un as de la manga con otro personaje que nadie puede imaginar (obviamente más genuflexo(a)) y que está decisión se debe a que Claudia no crece ni con zapatos de plataforma; que Marcelo le salio muy retobón y se siente muy sabrosito. ¿Será cierto algo de esto?

No puedo dejar de recordar que cuando todo el poder está concentrado en una sola persona y todo depende de lo que al emperador le convenga más, pues ¡todo puede pasar!

No desesperemos, ya falta poco para salir de dudas. De acuerdo con el Frente y al partido que dizque nos gobierna, todo terminará la primera semana de septiembre. Entonces saldremos de dudas y sabremos de una vez por todas quiénes serán las o los ganadores de la rifa del tigre. ¡Vaya tarea la de gobernar el próximo sexenio! 

Mas allá de mis malos chistes, el 2024 será un año decisivo para la democracia en nuestro país. Los partidos de oposición y los que queremos un país en donde se respete la ley, se privilegien las libertades y se combata seriamente la brutalidad y violencia en la que vivimos, enfrentaremos una prueba de fuego. 

El partido oficial luchará, con todas las armas de que dispone, por perpetuarse en el poder para continuar con su destrucción sistemática de instituciones, para hacer bromas de pésimo gusto sobre el baño de sangre en el que estamos viviendo y para sumergir a nuestros hijos en la más profunda de las ignorancias.

¿Quién dijo que todo está perdido? Todavía podemos corregir el rumbo y cambiar. No nos demos por vencidos.

También te puede interesar