jueves 13 junio 2024

Una farsa llamada Consulta NAIM

por Alejandra Escobar Atempa

Durante la última semana, el presidente electo Andrés Manuel López Obrador y parte de su equipo, como el ingeniero Javier Jiménez Espriú, se han dedicado a desacreditar las consecuencias económicas que puede tener el país si se cancela la construcción del nuevo aeropuerto en Texcoco. Esta misma mañana, el tabasqueño, en su rol de candidato y previo a emitir su voto en una casilla de Tlalpan, alegó que se tratan de opiniones que sólo buscan descalificar el ejercicio.

Lo cierto es que la llamada Consulta NAIM es un farsa y el futuro de México, cuando el domingo den a conocer los resultados, depende de ello.

FOTO: GABRIELA PÉREZ MONTIEL /CUARTOSCURO.COM

De acuerdo con el Instituto Nacional Electoral (INE) hay 89 millones 269 mil 526 mexicanos habilitados para votar, sin embargo, el equipo de transición decidió que sólo un millón (apenas el 1.12% del total), defina el futuro del aeropuerto.

La cifra, sin embargo, no sólo no es representativa, incluso, aunque un millón de mexicanos saliera estos cuatro días a votar, no existen garantías de seguridad de que una persona no pueda votar dos, cinco o diez veces. En el primer día de la consulta existen denuncias, testificadas por reporteros, de que es posible votar en más de una mesa, a pesar de que diseñaron una aplicación para evitarlo.

En los videos que circulan en medios y redes sociales tampoco se observa a los supuestos voluntarios de organizaciones civiles, ajenas a Morena, que vigilen el ejercicio. Incluso, es importante resaltar que los representantes de las mesas de votación no son ciudadanos comunes, como ocurre con las elecciones organizadas por el INE o algún órgano electoral estatal: se trata de mujeres y hombres afines al partido de López Obrador.

Por si fuera poco, ayer 24 de octubre, a horas de que se abrieran las casillas, el ingeniero Espriú presentó un nuevo estudio a favor de Santa Lucía, basado nada más pero nada menos que en información del Grupo Riobóo, cuyo dueño es cercano a López Obrador, y públicamente ya presentó todo un Plan Maestro para la construcción de Santa Lucía. El informe está en la propia página de López Obrador.

AMLO y su equipo no han sido parciales, estamos ante un ejercicio sesgado. Por meses el tabasqueño ha arremetido contra la obra de Texcoco, incluso la semana pasada se concedió el permiso de volver a ser imparcial y habló sobre los supuestos beneficios de construir las dos pistas en Santa Lucía y reacondicionar el actual aeropuerto Benito Juárez y el de Toluca.

La Consulta NAIM es una farsa, no es constitucional y cuenta con más de un elemento que ayer y hoy los integrantes de Morena denunciarían:

  • No hay mamparas para emitir el voto secreto.
  • El instrumento para votar no es homogéneo, hay tanto plumones como crayones.
  • La aplicación para no duplicar el voto no funciona.
  • Su portal de consulta mexicodecide.com.mx lleva horas fuera de línea.
  • Han pasado siete horas desde iniciada la consulta y el equipo de transición no ha podido esclarecer las irregularidades.
  • Las mesas de votación no se instalaron conforme a los distritos electorales.
  • No hay garantías de seguridad respecto a la protección de datos personales.
  • Se ignoró la petición de la industria de instalar mesas de votación en los aeropuertos.
  • Se han ignorado informes serios de instituciones nacionales e internacionales.
  • Descalifican a medios y periodistas que no respaldan su agenda oficial.

También te puede interesar