lunes 04 marzo 2024

Y ahora a revivir a Mexicana

por José Yuste

Estamos frente a una de las peores crisis aeronáuticas en el país. Estados Unidos nos degradó a Categoría 2 por falta de presupuesto para la Agencia Federal de Aviación Civil, con lo que no pueden incrementarse los vuelos hacia el vecino del norte. Prácticamente, quebró Interjet. Aeroméxico hace lo imposible para salir adelante en el Capítulo 11 de Ley de Quiebras de EU. El sector sufrió un revés por la cancelación del Aeropuerto de Texcoco, a pesar de las advertencias de las aerolíneas. Y, en ese contexto, ahora ¡vamos a revivir a Mexicana de Aviación!

SIN FLOTA NI SLOTS NI DERECHOS NI CAPITAL

Así lo dijo el presidente López Obrador. Que sólo se necesitaba juntar a los empresarios y trabajadores y que el gobierno los iba a ayudar. La única manera de reactivar Mexicana es que el gobierno pusiera un fuerte capital y ayudas por todas partes. Que la salvara como si fuera Dos Bocas o el Tren Maya.

Mexicana de Aviación es un fantasma. Perdió todos los activos que la hacían operable. Después de diez años de haber parado operaciones, carece de su flota, se quedó sin slots (espacios en el aeropuerto capitalino). Perdió sus grandfather rights (derechos de antigüedad).

La quiebra de Mexicana fue tan mala, que muchos de sus trabajadores jamás fueron liquidados.

De Mexicana de Aviación sólo queda la base de mantenimiento, MRO, que todavía le presta servicios a aviones de vuelos sudamericanos.

De ahí en fuera, ni slots ni flota ni edificio (hace años que se vendió) ni capital de trabajo ni rutas. Nada.

El último propietario de Mexicana, Gastón Azcárraga, salió del país por un conflicto de pago de impuestos.

Algunos de sus trabajadores se lograron colocar en Aeroméxico. Un 30% del personal de Aeroméxico, entre sobrecargos y pilotos, viene de Mexicana.

AEROMÉXICO, VIABLE; INTERJET, SÓLO UN SALVAMENTO

En Interjet, con pequeñita flota y algunos slots, sucede algo similar que en Mexicana: tiene enormes deudas fiscales, deudas con Seneam, con el aeropuerto y no le ha pagado a los trabajadores. Se quedó sin el 90% de su flota. Sólo se salvaría mediante un rescate gubernamental.

La única aerolínea en graves problemas que ha sido responsable, y con gran costo para sus propietarios, es Aeroméxico, dirigida por Andrés Conesa. Entró al Capítulo 11 de Ley de Quiebras de EU, para recibir financiamiento de Apollo por 1,000 millones de dólares. A cambio, o termina pagando o diluye su capital.

El presidente López Obrador es un excelente comunicador. Estamos a días de las elecciones intermedias. Y en medio de la peor crisis aérea, con la degradación que nos hizo EU, sin poder reactivar más vuelos al norte, con Interjet quebrando, Aeroméxico en problemas, quizá buscó dar esperanzas en una aerolínea, Mexicana, que lleva más de diez años de haber desaparecido. Ningún empresario le pondrá dinero a Mexicana, a no ser que reciba una fuerte, muy fuerte ayuda gubernamental.


Este artículo fue publicado en Excélsior el 01 de junio de 2021. Agradecemos a José Yuste su autorización para publicarlo en nuestra página.

También te puede interesar