jueves 29 febrero 2024

En 2018-2019, 156 periodistas asesinados en el mundo; 16%, en México: Unesco

por etcétera

Entre 2018 y 2019 México fue el país que reportó más asesinatos de periodistas en el mundo, según reportó la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), con 25 casos, 16 por ciento del total.

Con 13 periodistas asesinados en 2018 y 12 en 2019, 25 en total, según el conteo del organismo de la Organización de las Naciones Unidas, México fue el país con más profesionales de la información victimados en ese bienio. Le siguen Afganistán con 16 y 5 (21) y la República Árabe Siria, con 9 y 6 (15), respectivamente. También en el bienio anterior (2016-2017) esos tres países encabezaron ese listado.

Pero el porcentaje de homicidios de periodistas en México se elevó en esos dos años: en 2018 fue de 13 por ciento, mientras que en 2019 fue 21 por ciento, y en el bienio fue de 16 por ciento.

En su informe Protege a los periodistas, protege la verdad, la Unesco menciona a México en otros aspectos: reporta que es de los Estados que brindaron información sobre sus esfuerzos para proteger a los periodistas de los ataques, del establecimiento de órganos específicos dedicados a garantizar el enjuiciamiento de los delitos contra periodistas, de las reformas jurídicas para fomentar la libertad de expresión y de medidas para enfrentar los riesgos específicos por cuestiones de género.

En términos generales, el reporte de la Unesco informa que en 2018 y 2019 hubo 156 asesinatos de periodistas en todo el mundo, en promedio uno cada cuatro días. También, que en 2019 fue el menor número (57) de la última década, y desde 2006 el segundo año con menos homicidios.

Regionalmente, América Latina y el Caribe es la peor zona, en donde el porcentaje de reporteros ultimados en el bienio 2018-2019 fue de 31.3 por ciento, seguida por Asía y el Pacífico, con 29.9 por ciento.

Un señalamiento importante de la Unesco es que prevalece la impunidad para estos crímenes, pero que ha aumentado el número de casos resueltos en el presente año: 11 por ciento en 2018, 12 en 2019 y 13 en 2020.

Uno de los aspectos más interesantes es que en el bienio la mayoría de los asesinatos han sido en países sin conflictos armados, 89 (57 por ciento), mientras que los que sí los viven fueron 67 (43 por ciento).

Por tipo de medio, 30 por ciento de los asesinados eran periodistas de televisión, de radio 24 por ciento y de prensa escrita 21 por ciento. La gran mayoría (95%) eran periodistas que cubrían asuntos locales, mientras que cerca de 13 por ciento eran independientes.

En el aspecto de género, las víctimas de los homicidios siguen siendo muy mayoritariamente hombres: 93 por ciento en 2018 y 91 por ciento en 2019.

En cifras totales, la Unesco señala que entre 2006 y 2019 ha habido mil 167 asesinatos de periodistas.

LLAMAN A PROTEGER PERIODISTAS

Por otra parte, Frédéric Vacheron, representante de la Unesco en el país, durante su participación en el foro Periodismo de investigación y el derecho de acceso a la información pública, afirmó que en México hay una impunidad de 85 por ciento en asesinato de periodistas, ya que entre 2010 y 2019 ha habido 93 crímenes contra periodistas, de los que sólo 14 han sido casos resueltos.

Advirtió que, según datos de la Secretaría de Gobernación, entre enero y mayo de este año hubo más de 250 agresiones contra periodistas y defensores de derechos humanos, por lo que “tanto la Unesco como las Naciones Unidas hacen un llamado a hacer más por las y los periodistas que son esenciales para preservar el derecho fundamental a la libertad de expresión”.

Sobre el tema, José Miguel Vivanco, director ejecutivo para las Américas de Human Rights Watch, publicó un artículo en Infobae, en el que señala las consecuencias negativas de desaparecer el fideicomiso dedicado a la protección de periodistas y defensores de derechos humanos.

Vivanco escribió que “México tiene la obligación jurídica internacional de proteger la libertad de expresión, incluyendo al garantizar que periodistas y defensores de derechos humanos puedan trabajar sin temor a represalias. En 2019, la Oficina de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos instó al gobierno mexicano a asegurar que el mecanismo tuviera recursos humanos y económicos suficientes”.

Y continuó: “En lugar de eso, el presidente López Obrador ha llevado el mecanismo a una situación económica aún más precaria, agudizando los riesgos que enfrentan periodistas y defensores de derechos en México. A fin de prevenir muertes que podrían ser evitadas, el presidente debe comprometerse a que, incluso bajo el control financiero de la Secretaría de Gobernación, el mecanismo reciba fondos suficientes y cuente con la independencia necesaria para mantener a salvo a periodistas y defensores”.

También te puede interesar