viernes 21 junio 2024

Nomás “para agilizar trámites”, blindaje a obras públicas: AMLO; admite que busca obstruir amparos

por etcétera

Sin brindar otra certeza que su dicho, el presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que la decisión de convertir en asunto de “seguridad nacional” las obras públicas de infraestructura es una forma de “agilizar trámites”, no de generar opacidad.

De esta manera, el presidente admitió abiertamente estar haciendo uso de una maniobra legalista para frenar el derecho constitucional de los particulares y empresas al amparo.

“Se imaginan si a Claudio y su papá, junto con el exministro Cossío se les ocurre que hay que meter un amparo para parar la obra porque está muy lejos el aeropuerto y porque hará mucho ruido”, y el amparo podría caer en un juzgado que nos haga perder y si eso ocurre, “pues ya no terminamos”.

Indignado, dijo que los medios de comunicación le están atribuyendo “mala fe” al decreto publicado ayer, pues señalan que el gobierno tiene la intención de no rendir cuentas, cuando en realidad se trata sólo de no verse detenidos por amparos que pueda interponer la oposición.

Y, como acostumbra, como única forma de asentar la veracidad de lo que afirma, recurrió al manido “no somos iguales”.

“Suponen que es de mala fe, que es para ocultar información, esa cosa es la hipocresía. Es un acuerdo y todos en este gobierno tenemos la convicción de actuar con honestidad, cero corrupción y cero impunidad. No somos iguales y eso es lo que les molesta mucho, porque durante todo el periodo neoliberal robaron mucho y ahora no pueden”.

En su conferencia de prensa de este martes, el presidente fue cuestionado respecto al Acuerdo publicado el 22 de noviembre en el que se declaran “de interés público” y “seguridad nacional” las diversas obras públicas que realiza su gobierno, como el Tren Maya o el Aeropuerto Felipe Ángeles.

“Es un acuerdo para agilizar trámites y que por los trámites burocráticos no se detengan las obras. Que se pueda dar la confianza a las instituciones y a las empresas que están trabajando en el Tren Maya para que los trámites que tienen que hacer para la realización de las obras sean más expeditos”.

A tres años de iniciado el actual gobierno y cuando todavía falta mucho para concluir diversas obras, AMLO mostró la preocupación de no terminar, por culpa de quienes le quieran meter amparos, dijo.

Mediante este acuerdo, señaló, las dependencias y empresas involucradas en las obras tendrán tiempo suficiente para presentar documentación y realizar trámites. Agregó que “se le tiene que tener confianza a las dependencias”.

“Que se les dé también tiempo para presentar toda la documentación en el entendido de que las empresas, las dependencias del gobierno federal están regidas por principios de protección al medio ambiente, de justicia, de honestidad y que se le tienen que dar facilidades y se le tiene que tener confianza a las dependencias. Eso fue el acuerdo”.

Se recordará que al inicio de las obras del Aeropuerto Felipe Ángeles el gobierno federal recibió lo que AMLO llamó “una lluvia de amparos”. Lo mismo ocurrió con la primera versión de la reforma eléctrica.

Los amparos también han impactado a su gobierno en el Plan Nacional de Vacunación, pues se ha ordenado vacunar a menores de edad, a los que la administración se niega a vacunar.

En estos casos y otros más, el presidente ha mostrado gran enojo de que los particulares se amparen, pues es muestra de la intención de sus “adversarios” de que no avance la Cuarta Transformación, y de paso, según ha dicho, de la corrupción de muchos miembros del Poder Judicial.

*ofv

También te puede interesar