miércoles 12 junio 2024

Recomendamos: Reliquias, por Gil Gamés

por etcétera

Gil guarda reliquias: una piedra pequeña de Belem, un frasco con agua del Jordán, un puño de tierra del Calvario, un pedazo de una agujeta de un zapato del virtual presidente electo Liópez (no pregunten como lo obtuvo, Gilga se da sus mañas), una migaja del bolillo que desayunó el candidato de Juntos Haremos Historia, una botellita de jerez con aire del día de la histórica contienda electoral. Ah, estos tesoros de veneración acompañarán a Gamés el resto de sus días.

Después de guardar sus reliquias en el oscuro clóset y repantigado en el mullido sillón del amplísimo estudio, Gil leía algunos de los resultados de la madre de todas las elecciones (suena dramático, tal vez sea dramático). Ante el triunfo arrasador de Claudia Sheinbaum en Ciudad de México, 47.7 por ciento, seguida por Alejandra Barrales con 30 por ciento, nada mal para la paliza que se llevaron Meade y Anaya, hay una buena noticia, qué dice Gilga una buena noticia, una gran noticia: Mikel Arriola, candidato del PRI a la Jefatura de Gobierno de CdMx, obtuvo 13.2 por ciento. Unos jirones, mendrugos, si se considera la cantidad de recursos que dilapidó el candidato.

Ciudad de México votó por dos mujeres de izquierda, distintas y, si se quiere, antagónicas y criticables, pero de raíz más o menos liberal. Mikel Arriola, representante fulminante de la ultraderecha fue apaleado (ah, urgía una voz pasiva) como una piñata de Serrano Limón y Provida. Arriola no hizo caso a quienes le advirtieron que sería sacrificado.

Como sea, el intento que hizo Arriola por revivir las posturas más retrógradas fue en serio. Alguien le aconsejó mal: una parte del electorado panista quería un candidato contra la interrupción del embarazo, de los matrimonios entre personas del mismo sexo, un enemigo de la adopción legalizada en los matrimonios gay, alguien contra la despenalización de la mariguana. Cruz, cruz, que se vaya el diablo y que venga Jesús. ¿Se llamaba sinarquismo? Decía Arriola que él salvó al IMSS y que borraría a la izquierda corrupta. Eso lo dijo ¡el candidato del PRI! Arriola ha desaparecido. A Mikel siempre le quedará la posibilidad de regresar al Frontón México a jugar la pelota vasca. Ciudad de México recibió esa buena noticia. Au revoir, Mikel.

Más información: http://bit.ly/2MMuiD3

 

También te puede interesar