sábado 15 junio 2024

Sheinbaum, también en el pandillerismo inmobiliario

por etcétera
Cuartoscuro

Como jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum autorizó, pese a numerosas irregularidades y violaciones a normas, la ampliación del centro comercial Gran Sur, como lo muestran documentos de  un par de dependencias capitalinas, informó Latinus.

La noche de este viernes Loret en Latinus presentó el reportaje “Claudia como ‘el Cártel Inmobiliario’: autorizó ampliar un centro comercial que violaba la ley”, de Isabella González, en el que se describe que la entonces jefa de Gobierno autorizó una ampliación en Gran Sur realizada en 2022, pese a la irregularidades que ese proyecto presentaba.

Dos dependencias capitalinas, la Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda (Seduvi) y la Procuraduría Ambiental y del Ordenamiento Territorial (PAOT) hallaron irregularidades desde la construcción de Gran Sur, entre las que se encontraban la construcción, sin licencia sin permisos, de 18 mil 93 metros, además de que la Seduvi encontró que la empresa encargada del centro comercial tampoco cumplió con la donación del 10 por ciento del predio para que pasara a formar parte de la reserva territorial de la ciudad, así como la falta de cajones de estacionamiento.

Pese a esas anomalías, el 2 de junio de 2022 el gobierno de Sheinbaum otorgó el dictamen de impacto urbano gracias al cual Gran Sur pudo crecer en 43 mil 900 metros, aunque, a cambio de ello, debería regularizar los 18 mil metros cuadrados construidos originalmente. Esto no ocurrió.

Así, la ampliación de Gran Sur se realizó en el segundo semestre de 2022, pero fueron presentadas varias quejas y denuncias en la PAOT, que les dio curso y procedió a revisar las obras realizadas en el centro comercial. Las irregularidades y violaciones a leyes y reglamentos fueron numerosas.

En una resolución administrativa del 30 de junio del año pasado, la PAOT detalló que el proyecto no respetó la superficie de área libre mínima requerida y excedió la superficie de desplante permitida. Además, llegado diciembre de 2022 Gran Sur no había iniciado los trámites de manifestación de construcción ni de impacto ambiental requeridos para una obra de este tipo.

Otras irregularidades fueron la diferencia entre la superficie registrada originalmente en 1997 y la del proyecto de ampliación que se autorizó en 2022, además de que Promotora Mar y Cielo, la empresa que administra el centro comercial, afectó áreas verdes y derribó árboles sin permiso de la alcaldía Coyoacán.

Agregó que la expansión de Gran Sur también fue posible gracias a un acuerdo que en agosto de 2021 emitió la entonces jefa de Gobierno para dar facilidades administrativas a las construcciones que se encontraran en vías primarias como el Periférico.

Gran Sur aprovecha ese acuerdo de Sheinbaum, y usó las dos claves catastrales que colindan con Periférico Sur para tramitar la ampliación. Sin embargo, en su resolución administrativa la PAOT advirtió que Promotora  Mar y Cielo no había cumplido con ninguna de las condiciones establecidas con Sheinbaum en 2021.

También te puede interesar