miércoles 12 junio 2024

El marcadooor: los políticooos, todas; los ciudadanooos… dos

por Rubén Cortés

La política de toda la vida Alejandra Barrales consiguió la candidatura del Frente a la CDMX. Habilidosa para amarrar alianzas, Barrales se impuso a dos aspirantes de perfil ciudadano: los exsecretarios locales Armando Ahued (Salud) y Salomón Chertorivski (Desarrollo Económico).

Mitofsky, Ipsos y Covarrubias y Asociados la dieron como triunfadora en encuestas, aunque quienes les pagaron pudieron ahorrarse el dinero: era Barrales.

La alianza PAN-PRD sólo iba si garantizaba que Anaya era el candidato presidencial y Barrales a la CDMX. Lo pactaron ambos como dirigentes nacionales de sus partidos, e hicieron polvo en el camino a Mancera, Margarita Zavala, Moreno Valle, Aureoles, Graco…
Una lectura de la candidatura de Barrales es que, rumbo a 2018, volvieron a ganar los políticos profesionales sobre los ciudadanos, lo cual, paradójicamente, donde no ocurrió fue sólo en el partido de los dinosaurios: el PRI postuló a los ciudadanos Pepe Meade y a Mikel Arriola.

Porque en el Frente dominó el político Ricardo Anaya y, en Morena, el político AMLO, aunque Morena sí dio espacios a algunos ciudadanos, como al stripper y socialité Sergio Mayer, como candidato a diputado federal por el distrito 6 de la CDMX.

Otra lectura es que, aun cuando Ahued y Salomón fueron enviados a un matadero seguro, ambos ganaron de todos modos, pues la participación en la interna les permitió entrar definitivamente al mundo de la política pura: ya están dentro del círculo, pues, y serán diputados, cuando menos.

Después de una década sin militancia, pero como secretario local de Salud, con gobiernos del PRD (y de otra como funcionario en diferentes dependencias con el PRI y el PAN), ya Ahued se ganó el derecho a una diputación al menos.

Ahued ha sido quizá el funcionario más exitoso de los gobiernos perredistas. Pudo trascender a dos (Ebrard y Mancera) y creó el plan “El Médico en Tu Casa”, adoptado en numerosos estados de la República y en otros países. Pero lo más seguro es que su próxima función sea legislativa.

Salomón fue, sin duda, el aspirante revelación, el más activo a nivel de actos masivos, en las redes sociales, en spots y en encuentros con empresarios y estudiantes. Se le dio tan bien la política a Salomón en este proceso que hasta la corriente Foro Sol le dio su voto público para que fuese el candidato.

También se puede leer que, entre los candidatos a la CDMX, Arriola es el mejor calificado intelectualmente, Sheinbaum es absolutamente gris (pero tiene el sello de AMLO y eso levanta muertos) y Barrales trae todos los negativos del mundo.

Así que Barrales depende del trabajo territorial de Serrano, Lobo, Luna, Toledo…
Y de los recursos del más apaleado en todo esto: Mancera.


Este artículo fue publicado en La Razón el 18 de enero de 2018, agradecemos a Rubén Cortés su autorización para publicarlo en nuestra página.

También te puede interesar