viernes 01 marzo 2024

Fusión Izzi – Megacable

por Gerardo Soria

Y, sin embargo, se mueve. El lunes nos enteramos que el Instituto Federal de Telecomunicaciones, de manera por demás cuestionable, había perdonado al Agente Económico Preponderante en Telecomunicaciones (AEP-T) una multa por casi $20,000 millones de pesos por la violación a algunas de las obligaciones asimétricas que le fueron impuestas. Fue una cubetada de agua fría. Ayer, por otro lado, empezó a correr el rumor de que Televisa había ofrecido a Megacable fusionarse. Dos noticias contrastantes que nos demuestran que las deficiencias en la actuación del Estado pueden ser corregidas por los agentes económicos cuando hay un entorno de libre mercado.

Ante la filtración, los inversionistas reaccionaron con entusiasmo y el valor de las acciones, tanto de Televisa como de Megacable, se vio súbitamente incrementado en más del 10%. Como manda la regulación bursátil, Televisa emitió un comunicado en el que explicó los detalles de la transacción:

“La propuesta de Televisa contempla una fusión de Televisa Cable en Megacable a través de un intercambio de acciones con una prima de aproximadamente 19% para los accionistas de Megacable, en la cual los accionistas de Megacable y Televisa serían titulares de aproximadamente el 45% y 55% de la compañía combinada, respectivamente. La propuesta también incluye la posibilidad de que, al cierre de la transacción, los accionistas de Megacable reciban un dividendo especial en efectivo de aproximadamente MXN$14.8 mil millones. Megacable continuaría cotizando en la bolsa de valores de México como la entidad resultante de la fusión.”

“Se espera que la compañía combinada tenga una escala financiera proforma más sólida con ingresos acumulados al tercer trimestre de este año de aproximadamente MXN$75 mil millones y EBITDA de aproximadamente MXN$33 mil millones, y llegue a tener en conjunto cerca de 29 millones de casas pasadas, 27 millones de RGUs y 11 millones de suscriptores. Al combinar su infraestructura moderna de fibra óptica, cobertura geográfica complementaria, recursos financieros y calificados equipos directivos, el negocio combinado podría realizar inversiones de capital (Capex) de forma más eficiente, acelerar el crecimiento e incrementar la penetración del servicio de banda ancha, beneficiando simultáneamente a los suscriptores.

“Estimamos una significativa creación de valor para la compañía combinada con sinergias potenciales de aproximadamente MXN$9 mil millones anuales, como resultado de ahorros en costos y gastos y optimización de Capex.”

El comunicado nos sacó de dudas y sirve para explicar el entusiasmo de los inversionistas. Lo que es difícil de entender es el comunicado que, con posterioridad, divulgó Megacable, y en el que, sin mayor explicación o análisis, rechaza de plano la propuesta de Televisa. Cualquier inversionista que confía su capital a los administradores de una empresa debe tener, por lo menos, la certeza de que éstos son conscientes de su deber fiduciario y de que las decisiones que toman se basan en un análisis racional y mesurado de las circunstancias, y de que este análisis les será explicado de manera razonable. Nada de esto sucedió con la respuesta de Megacable. Nadie sabe qué analizaron y qué los llevó a tomar esa decisión. Nuestro mercado de valores nunca saldrá de la mediocridad si las empresas públicas pretenden ser manejadas como empresas familiares, en las que los intereses de los inversionistas se miran con desdén y hasta con prepotencia.

El entorno no es fácil y Megacable es la única empresa que se ha visto orillada a subir sus precios al público dos veces en este año. Además, el 19 de octubre de 2022, la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) anunció una Acción Colectiva contra Megacable por la constante pérdida de señal por periodos prolongados y el cobro indebido a pesar de la falta de servicio. A decir de Profeco, Megacable es el operador de telecomunicaciones y de televisión restringida que más quejas por cada millón de suscriptores ha recibido.

Ante la ausencia regulatoria del Estado, sólo con sinergias se podrá mantener el crecimiento del sector y seguir trabajando, poco a poco, en la consecución de un mercado con competencia plena.


Este artículo fue publicado en El Economista el 14 de diciembre de 2022. Agradecemos a Gerardo Soria su autorización para publicarlo en nuestra página.

También te puede interesar