jueves 29 febrero 2024

“Andy” López Beltrán, el traficante de influencias. Las 5 Chingaderas de la 4T.

por etcétera

En esta entrega de las 5 Chingaderas de la 4T traemos el caso de otro amigo de Andy favorecido con jugosos negocios al amparo del poder. Caso que AMLO usó para insultar de nuevo a Carlos Loret de Mola. 

También traemos lo ocurrido con un sujeto involucrado en el saqueo a Segalmex, que hizo millonarios negocios con el gobierno de Sheinbaum 

Comentaremos de cómo el presidente ensució el nombre de cinco jóvenes universitarios asesinados por el crimen organizado y de la estrepitosa caída de México en sus niveles académicos, algo que el presidente desestimó por ser algo “neoliberal”.  

1.- Otro amigo de Andy obtiene millonarios contratos 

Ya habíamos hablado de los amigos de Andrés López Beltrán que obtuvieron contratos para el malecón de Villahermosa y el parque ecológico de Texcoco. Esta semana, gracias a un reportaje divulgado por Latinus supimos de otro amigo de Andy que, a diferencia de los otros, no se anduvo con contratitos de menos de cien millones de pesos. 

Se trata de Amílcar Olán, tabasqueño dueño de una empresa muy reciente, llamada Romedic, que logró contratos en tiempo récord con el gobierno morenista de Quintana Roo, gobernado por Mara Lezama y también con el gobierno de Tabasco.  

En 2020 celebró contratos con el gobierno de Adán Augusto López Hernández en Tabasco. Entre mayo y diciembre de ese año, facturó 216 millones con la Secretaría de Salud estatal. Esto, a cuatro meses de constituida la empresa.  

En enero de 2021, Romedic ganó 73 millones de pesos en diversos contratos. Para 2022 la pegó con el gobierno de Quintana Roo, que en diciembre le concedió contratos por 219 millones, dinero que salió del presupuesto estatal del Insabi.Los contratos fueron gestionados en unos pocos días, a pesar de que la empresa de Olán Aparicio se encuentra en la lista de empresas irregulares elaborada por Cofepris. 

El propio Amílcar presume, en una grabación, que el secretario de Finanzas del estado, Eugenio Segura, apodado “El Gino” hizo la negociación con él. En una grabación de este 2023, se escucha al amigo de Andy decir que “este año tenemos que cerrar con 500 millones en Quintana Roo, pero déjame ver ahorita voy a hablar con Gino y con el otro que maneja todo esto”. 

2.- AMLO dice que su hijo no es corrupto, que Loret sí 

Sin negar la existencia de los millonarios contratos entre el amigo de su hijo y los gobiernos morenistas de Quintana Roo y Tabasco, AMLO, acorralado, dijo que su hijo no tiene nada que ver con eso y que no es corrupto. 

Con una defensa torpe, dijo que ser amigo de alguien que recibe contratos no es corrupción. Además, intentó descalificar con difamaciones a Carlos Loret, a Latinus y a Mexicanos contra la Corrupción, que también difundió información sobre Amílcar Olán.  

“Acaban de sacar un reportaje estos de Claudio X. González de que mi hijo Andrés tiene un amigo, y ese amigo recibió contratos en Quintana Roo, y ¡qué barbaridad! Pues, yo soy amigo de muchísima gente que recibe contratos. ¿Y yo qué tengo que ver?”. 

Agregó: “¿Qué tiene que ver mi hijo? A ver, díganme ustedes. O sea, si demostraran de que él es socio de la empresa, que hay un escrito en donde él le pide al gobierno de Quintana Roo que le den el contrato, él recomienda… Es nada más porque supuestamente es amigo del que recibe el contrato. Y un escándalo mayor” se quejó.  

“¿Qué tiene que ver Andrés? O sea, en el supuesto, como dicen los abogados, aceptando sin conceder, que sea su amigo, ¿qué tiene que ver si él tiene una empresa y hace un negocio lícito o ilícito con otra persona? ¿Qué tiene que ver Andrés?”, dijo, haciéndose tonto. 

Y se fue sobre Loret, a quien acusó de ser muy corrupto.  “Mi hijo Andrés no es como Loret de Mola: así de sencillo”. La respuesta de Carlos Loret fue impecable y contundente:  

“A lo largo de la respuesta del presidente nunca dice que las grabaciones son falsas; nunca dice que los documentos son falsos; nunca dice que el contrato no se dio o que no existe; nunca dice que el beneficiario no es amigo íntimo de su hijo, y lo que pide es que presentemos el documento donde su hijo Andrés recomienda a esta empresa: como si la corrupción se dejara por escrito, como si no supiéramos en México cómo se manejan estas cosas”. 

“Tiene toda la razón: su hijo no es como yo. Su hijo es un traficante de influencias; yo no”. 

3.- AMLO criminaliza a los jóvenes de Celaya 

Esta semana supimos de una tragedia más que involucra a jóvenes. Cinco estudiantes que fueron ultimados en Celaya. De ellos, a diferencia de los jóvenes de Nuevo Laredo, AMLO sí habló de inmediato, pero para echarles la culta de su propia muerte.  

“Estos muchachos que asesinaron hace dos días en Guanajuato fue por el consumo, porque fueron a comprar a alguien que estaba vendiendo droga en un territorio que pertenecía a otra banda”, dijo de manera cruel e irresponsable.  

Usó el caso para afirmar que en Guanajuato, un estado gobernado por el PAN, se ha elevado el consumo de droga entre los jóvenes y luego enlistó un buen número de estados, todos morenistas o emecistas, en donde según él no existe el consumo de drogas. Así, AMLO no solamente culpó de manera indignante a los jóvenes de su propia muerte, sino que lucró políticamente con el tema, para dar a entender que los jóvenes solo consumen drogas en los estados donde gobierna el PAN. 

Luego de decir que los cinco muchachos habían ido a comprar droga dijo que todo era “hipotético”, que apenas se estaban haciendo las investigaciones.  

La Fiscalía General de Guanajuato negó posteriormente las palabras del presidente. Aseguró que los muchachos habían sido secuestrados por un grupo criminal y que no se les relacionaba con el consumo de drogas. 

 4.- Claudia Sheinbaum dio contratos a una empresa que saqueó a Segalmex 

Durante su gobierno, Claudia Sheinbaum dio múltiples contratos a una empresa que participó en el saqueo a Segalmex. Se trata de la Comercializadora Aservayan, empresa representada por Eduardo Alejandro Murillo Landeros, acusado del fraude millonario por azúcar en Seguridad Alimentaria Mexicana (Segalmex) a través de la empresa fachada Servicio Integrales Carregin. 

El gobierno de Claudia dio a esta empresa contratos por 4 millones 285 mil pesos, dos de ellos comprando artículos a sobreprecio.  

Uno de los contratos, de 2020, fue por la compra de 10 mil 200 overoles blancos para uso médico, a un precio cinco veces mayor de su costo de mercado. Fue un contrato por 3 millones 147 mil pesos. El contrato se celebró entre el polémico funcionario  Fadlala Akabani, secretario de Desarrollo Económico capitalino, y Murillo Landeros, actualmente preso por el delito de delincuencia organizada. 

Otro contrato fue con la Procuraduría General de Justicia, dirigida por Ernestina Godoy. Se celebró en 2019 para organizar un par de torneos de futbol de los trabajadores. Se le pagó a la empresa 568 mil pesos en tres exhibiciones. 

En 2022, cuando las empresas de Murillo ya eran investigadas por el saqueo en Segalmex, la Policía Bancaria e Industrial de la CDMX firmó un contrato por 714 mil 780 pesos comprando kits de accesorios para cadetes, a un precio de 440 por cada kit. El precio de mercado es de 220 pesos por cada paquete.  

5.- Los estudiantes mexicanos retroceden gravemente y a AMLO no le importa 

Los más recientes resultados de la prueba PISA, que mide el nivel académico de los estudiantes de los países de la OCDE en lenguaje, matemáticas y ciencias, revelaron que durante el actual gobierno los niños y jóvenes han retrocedido muy gravemente en sus capacidades académicas. 

Según la evaluación, México ha caído a niveles que tenía hace 20 años.  Todo ha ocurrido en este sexenio, en que AMLO ha implementado la llamada “Nueva Escuela Mexicana”. ¿Qué dijo el presidente? Puras estupideces, puesto que sabemos que no valora el conocimiento. 

Dijo que en su gobierno no toman en cuenta evaluaciones así, porque son “neoliberales”. Sí, así como sus colaboradores consideran “neoliberales” las evaluaciones de maestros y el buscar la excelencia educativa. 

“Nosotros no los tomamos en cuenta porque pues todos esos parámetros se crearon en la época del neoliberalismo, del predominio del periodo neoliberal, en donde lo que querían era impulsar supuestamente la calidad de la enseñanza, la excelencia, y desaparecer la educación pública, degradándola”, dijo, mintiendo. 

Lo cierto es que las mediciones educativas son necesarias y en el pasado jamás hubo ningún intento de desaparecer la educación pública. Todo eso siempre fue demagogia. 

*ofv

También te puede interesar