miércoles 22 mayo 2024

AMLO mide honestidad de Delfina por su casa; no usa la misma vara para su propio hijo

por etcétera

Al congratularse por la designación de Delfina Gómez Álvarez como “posible candidata” de Morena a la gubernatura del Estado de México, el presidente Andrés Manuel López Obrador se refirió a la casa que habita la maestra para demostrar su honestidad. Pero se abstuvo de aplicar esa misma medida a, por ejemplo, su hijo José Ramón.

Durante su conferencia de prensa de este viernes el tabasqueño fue preguntado acerca de la renuncia de Gómez Álvarez a la Secretaría de Educación Pública y del nombramiento de quien llegará a ese cargo, lo cual aprovechó para reconocer que su correligionaria es “una mujer buena, trabajadora, honesta”, de quien trazó su trayectoria desde maestra de grupo hasta senadora.

De Gómez Álvarez dijo que se le “invitó a participar y ganó la presidencia municipal de Texcoco cuando éramos oposición”. Pero no dijo ni una sola palabra de que la maestra cobró un diezmo a los trabajadores del ayuntamiento para desviarlos hacia el Grupo de Acción Política (en el que militan ella, Higinio Martínez Miranda y Horacio Duarte Olivares) y de allí fueron destinados a Morena, como lo demostró el Instituto Nacional Electoral, que multó por ello a Morena, sanción que fue ratificada por el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF).

El presidente también omitió mencionar que Gómez Álvarez fue delegada de Programas Sociales de la Federación en el Estado de México, y que en su desempeño en ese cargo acumuló otra sentencia del TEPJF por uso indebido de recursos públicos con elementos de promoción personalizada a favor de … López Obrador.

Reconoció también la actitud de los participantes que perdieron en las encuestas: “Nada más que Higinio, muy buena persona, como Horacio, como el presidente municipal de Ecatepec, pues fueron los que participaron, y la gente decidió por la maestra”.

López Obrador insistió que Gómez Álvarez es “buena, honesta”, y para demostrarlo usó una medida, que aprovechó para golpear: “Me gustaría que los adversarios y, sobre todo, los que la atacan, estos de Claudio X. González, que fueran a Texcoco y que vieran dónde vive la maestra, su casa. Es casi igual que la Claudio o como la de Loret”.

Al presidente se le debe aclarar, por ejemplo, que la sanción del INE contra Gómez Álvarez y ratificada por el Tribunal Electoral indican que unos 2 millones 500 mil pesos del diezmo que cobró la maestra Delfina a los trabajadores del ayuntamiento de Texcoco fueron no para su peculio, sino para la operación de su partido, Morena.

Si la medida del presidente para medir la honestidad de las personas son las casas, se le debe recordar el caso de la “casa gris” que habitó su hijo, José Ramón López Beltrán, empleado de KEI Partners, de la familia de Daniel Chávez Morán, del Grupo Vidanta, por la que pagaba una renta mensual de cerca de 115 mil pesos.

Además, en su gobierno López Obrador ha tenido como funcionarios de su gobierno a personajes no con una, sino varias casas, en algunos casos no sólo en México sino hasta en el extranjero: por ejemplo, Manuel Bartlett Díaz, Irma Eréndira Sandoval, Olga Sánchez Cordero y hasta Carmelina Esquer, hija de Alejandro Esquer, su secretario particular.

El propio presidente López Obrador (quien en meses pasados incurrió en calumnia, según determinación del pasado jueves de la Sala Especializada del TEPJF) habita un palacio, aunque no sea suyo.

También te puede interesar