domingo 19 mayo 2024

Vigilantes se burlaron de migrantes atrapados en incendio en Ciudad Juárez: “¡Suerte, güeyes!”, les dijeron 

por etcétera
Cuartoscuro

A un año del incendio en la estancia migratoria de Ciudad Juárez que cobró la vida de 40 migrantes sin que a la fecha haya sancionados, el informe “No nos dejen morir aquí” documentó que los vigilantes del lugar se burlaron de los migrantes que estaban encerrados mientras el fuego se expandía. Uno de ellos hasta les dijo, antes de salir del lugar “¡Suerte, güeyes!”. 

“Los agentes del INM y los guardias de seguridad privada decidieron no abrir la celda ni intentar salvar a los migrantes que ahí se encontraban. Los guardias sentenciaron a la tragedia a las personas al responder a sus súplicas de ayuda diciéndoles “¡Suerte, güeyes!”, dice el documento. 

En conferencia de prensa, diversas agrupaciones civiles presentaron el informe, que contiene los testimonios de los sobrevivientes del siniestro ocurrido el 27 de marzo de 2023. Se recordará que los migrantes fueron víctimas de encarcelamiento ilegal, ya que el director del Instituto Nacional de Migración, Francisco Garduño, implementó un sistema de corte carcelario en las estancias migratorias. 

Por ese motivo, decenas de migrantes estaban tras las rejas sin haber cometido delitos, sino únicamente faltas administrativas que al INM no correspondía sancionar. El organismo hizo una redada en Ciudad Juárez y encarceló, sin agua ni alimento, a decenas de personas. 

En el informe se señala que la estancia migratoria, “lejos de asegurar la dignidad de los migrantes detenidos, se convirtió en un entorno torturante: la iluminación artificial permanente dificultaba el descanso, el espacio físico resultaba insuficiente para la cantidad de personas recluidas, y tanto los agentes del Instituto Nacional de Migración (INM), como los guardias de seguridad privada ejercían violencia física y verbal contra los individuos privados de libertad”. 

Las personas habían superado el lapso de 36 horas que establece la ley y no contaban con agua, comida, condiciones de descanso ni sanitarias suficientes. Además, el protocolo de actuación establecido para casos de incendio en ningún momento contempla poner a salvo las vidas de los migrantes. 

Muchas de las personas detenidas contaban con documentos que acreditaban su paso temporal legal por el país, pero de todos modos fueron encarcelados. Además de los agentes de migración, participaron en las detenciones ilegales personal de la Guardia Nacional, de la policía local y del DIF, así como de Derechos Humanos de Chihuahua. 

Otra atrocidad documentada es que una de las personas que salvó la vida fue metida a una bolsa para cadáveres, pues las autoridades no se molestaron en constatar que seguía viva. “Al sacar los cuerpos al estacionamiento de la Estancia, los servicios de rescate colocaron en una bolsa para fallecidos a un migrante que se encontraba con vida”.   

Además, algunas personas que resultaron heridas fueron incluidas en principio en la lista de fallecidos. 

Tal como han apuntado numerosos activistas y expertos, dijeron que la política migratoria mexicana es represiva y trata a las personas en tránsito como criminales. La lógica que se aplica no es la de refugio, sino de contención. 

El informe fue presentado por la Fundación para la Justicia (FJEDD), el Instituto para las Mujeres en la Migración (IMUMI), Derechos Humanos Integrales en Acción (DHIA), Asylum Access México y la Clínica Jurídica para Personas Refugiadas “Alaíde Foppa”. 

 ofv

También te puede interesar