miércoles 17 abril 2024

Mentira, legalizar autos chocolate por inseguridad, se hace por contrabando

por José Yuste

El gobernador saliente de Baja California Sur, Jaime Bonilla, le insistió una y otra vez al presidente López Obrador, sobre la facilidad para legalizar los autos chocolate o chuecos.

Esos vehículos son contrabando, entran al país mediante mafias en aduanas, sin pagar impuestos, y terminan siendo vehículos chatarra que al año los dejan tirados por no tener refacciones.

LA JUGADA DE BONILLA

Jaime Bonilla ha sido astuto al argumentar que la medida se debe tomar para la seguridad. Argumenta, falsamente, que al legalizarlos se tendrá un padrón de esos vehículos y ya no se podrá delinquir mediante ellos.

¿Cuándo ha sido necesario tener autos chuecos para delinquir?

El gobernador, más bien, esconde una medida electoral, para llevarse al bolsillo a miles de personas que compraron esos vehículos a los contrabandistas.

AMDA: CHATARRA QUE GOLPEA AL MERCADO FORMAL

El presidente López Obrador está a punto de caer en la trampa de Bonilla al firmar un decreto el próximo sábado, donde se legalizarán los autos chocolate en los siete estados fronterizos y en todo el país.

Es una pésima medida. Esos autos, en su mayoría, son usados quizá un año y después los dejan botados porque ya no tienen refacciones. Se convierten en chatarra, en basura automotriz que sólo contamina.

La Asociación Mexicana de Distribuidores Automotores (AMDA) está totalmente en contra. Menciona que la regularización llevará a la baja en 20% el precio de los vehículos nacionales. Y lo dice con conocimiento de causa. Va a existir una sobreoferta, tumbando las ventas de autos usados en el mercado formal.

La AMDA le solicitó audiencia al presidente López Obrador, desde el 29 de junio, con la intención de explicarle las repercusiones de legalizar lo ilegal.

Desde el 27 de junio, cuando el Presidente anunció la posible legalización de los autos chocolate, en tan sólo dos meses, julio y agosto, el contrabando de esos vehículos aumentó 69.8% y 84.9%, respectivamente.

Y, ojo, no se trata de automóviles de uso para el campo. Hay autos de lujo y deportivos que se están importando ilegalmente. Es contrabando.

LO HIZO FOX, FUE PELÍCULA DE TERROR

Esta película ya la vimos, y fue de terror. El 22 de agosto de 2005, Vicente Fox también firmó un decreto para legalizar los autos chocolate. En aquel entonces entraron 1.5 millones de vehículos, representando 40% más autos que los que se vendieron nuevos en México. Hasta autos del huracán Katrina de Nueva Orleans terminaron en México.

Legalizar los autos chocolate será premiar a las mafias, al contrabando, a lo ilegal, y golpear a quienes sí pagan impuestos y usan el mercado formal. Es el mundo al revés. Eso sí: rinde votos en los estados fronterizos.


Este artículo fue publicado en Excélsior el 14 de octubre de 2021. Agradecemos a José Yuste su autorización para publicarlo en nuestra página.

También te puede interesar