martes 23 abril 2024

Issemym: Delfina Gómez y la tragedia del sistema mexiquense de salud 

por Orquídea Fong

Delfina Gómez tomó posesión del gobierno del Estado de México en septiembre de 2023, tras desarrollar una campaña plena de “compromisos” en los que no ha empezado a trabajar, como el resolver la trágica situación que vive el sistema de salud estatal, que adolece de corrupción, desabasto de medicamentos, equipos obsoletos, escasez de médicos y, por ende, de consultas y cirugías.  

El 8 de febrero pasado, ya cumplidos seis meses del gobierno de la “maestra”, se hizo viral un video grabado en el hospital Issemym de Toluca, en el que una mujer de la tercera edad gritaba desesperada pidiendo solución, pues su familiar enfermo de cáncer no había recibido sus medicamentos y tampoco citas para estudios y consultas.  

Una persona desconocida, situada en un piso superior, grabó a la mujer y difundió el video. En el material se ve cómo una trabajadora del hospital se acerca a la mujer en actitud conciliadora y se la lleva. No se supo más de este caso, si se le dieron o no los medicamentos, pero el video provocó que en redes sociales se multiplicaran las denuncias sobre la pésima atención en el Instituto de Seguridad Social del Estado de México y Municipios, el nombre de la institución que da servicios de salud a los trabajadores de la administración pública mexiquense y sus familias. 

El 4 de marzo, el usuario de X @JoseCastilloB1 publicó un video tomado por él mismo, acompañado de este texto: “Buenas tardes les comparto este vídeo de la fila para sacar cita en el hospital regional del issemym en Tlanepantla cinco horas formado para solicitar cita a cardiología en pleno rayo del sol gente de la tercera edad personas con alguna discapacidad no es justo vean el vídeo (sic)”. El material gráfico muestra con claridad largas filas de derechohabientes formados.  

El 5 de marzo se difundió otro video que también muestra a cientos de personas formadas afuera de un hospital del Issemym en espera de atención médica. Nuevamente, el video hizo que diversos usuarios abundaran sobre el tema. Por ejemplo, Eban Anaya @kekwai escribió: “Dense vuelta en las clínicas municipales en #Zumpango el @Issemym ha dejado sin insulina a los derechohabientes”.  

Pero no son los únicos reclamos que en redes surgen en torno a este sistema. Hay otro de igual gravedad y se refiere al pago de pensiones. El 30 de octubre de 2023, la usuaria @Eleonila le escribió directamente a la gobernadora Delfina Gómez en X en los siguientes términos:  

“Mi esposo fue profesor del Estado de México y falleció hace 2 años 7 meses y es la fecha en que no nos han depositado la pensión que nos corresponde mis hijos y Ami de acuerdo a la resolución de ISSEMYM, ¿Cuánto tiempo más maestra?”.  

El 29 de enero, bajo un tuit en donde Delfina anunciaba el pago de Pensiones del Bienestar, una afiliada del Issemym le escribió: “Señora Delfina Gómez. Si para Junio 2024 no se a solucionado el tema de ISSEMYM. Entrega dictámenes . Pago pensiones . Atención médico. Medicamentos . Ya no votaré por MORENA . Por qué me siento engañada y burlada. No puedo creer que se esté pensando reformar la ley de pensiones (sic)”. 

Atención y médica y pago de pensiones son las caras más visibles del colapso que vive el Issemym, una institución que, en su ignorancia, el presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que sería absorbida por el IMSS-Bienestar. No sabía que la conformación jurídica de esta institución impide tal cosa y por ello, resolver su crítica situación es responsabilidad absoluta del gobierno mexiquense, desde septiembre en manos de la muy inepta Delfina Gómez, quien no ha presentado una sola propuesta sólida para el rescate del organismo y se ha limitado a declaraciones demagógicas, mientras los derechohabientes —a quienes se les cobra sin falta su cuota— se forman bajo el sol en espera inútil de atención médica. 

Sí: son los derechohabientes de a pie quienes pagan sus cuotas sin falta, pero resulta que desde hace muchos años diversas dependencias de la propia administración del Edomex arrastran deudas que suman muchos miles de millones de pesos. 

Al asumir el gobierno, Delfina Gómez no puso orden ni ha aplicado la ley para que esos adeudos se paguen y sus responsables den cuenta de sus actos. Finalmente, se trata de gente vinculada al anterior gobierno priista, que graciosamente ayudaron a que el PRI perdiera en 2023 para que Morena se hiciera del gobierno de la entidad más codiciada del país.  

 

El quebranto y la complicidad 

El caso del Issemym va que vuela para convertirse en uno de esos en que la “cuarta transformación” culpa de dientes para afuera a gobiernos anteriores mientras deja pasar el tiempo sin dar solución, sin hacerse responsable y, además, sin aplicar la ley para castigar la corrupción, excepto en el caso que puedan acusar de la misma a un enemigo político. Pero el exgobernador Alfredo del Mazo es todo lo contrario: fue él quien le entregó la plaza a la “maestra”. Es amigo, uno muy bueno. 

Desde hace muchos años, desde el gobierno de Arturo Montiel y luego en el sexenio de Alfredo del Mazo, se multiplicaron las denuncias por corrupción dentro de este instituto. Desabasto de medicamentos, contratos irregulares, falta de consultas, pensiones sin pagar, instalaciones en abandono eran los principales problemas que con frecuencia fueron abordados por los medios mexiquenses y, en rara ocasión, por los medios nacionales. 

La propia Delfina Gómez, en 2018, aseguró que había corrupción dentro del Issemyn. Lo hizo mediante un tuit del 6 de septiembre: 

“#Morena vigilará el uso correcto de los recursos ¡No es justo que los ciudadanos paguen por malos manejos del presupuesto! Entre las primeras acciones están la revisión de la “Ley ISSEMyM” y políticas para erradicar la violencia de género y #Feminicidios”. 

Algunos trabajos periodísticos de reporteros mexiquenses apuntaron con claridad a funcionarios del organismo como los responsables de la profunda crisis financiera que vive el Issemym, que es la causa del colapso. No solamente se documentaron contratos irregulares y desvíos de recursos, sino también la omisión de los directivos para cobrar millonarias deudas a otras dependencias del gobierno del Edomex. A pesar del escándalo, nadie ha sido vinculado a proceso. 

Existen evidencias de que funcionarios del Issemym participaron en un esquema similar al del saqueo en Segalmex, sin que la actual gobernadora haya puesto ninguna denuncia. Así, la Delfina Gómez que en 2018 acusaba “malos manejos” en el Issemym, como candidata y como gobernadora cambió.  

Como candidata se limitó a decir a sus simpatizantes que trabajaría por el “rescate” del instituto. Como gobernadora, a inicios de este año dijo tibiamente que haría “auditorías”, pero en los hechos, todas sus acciones protegen a los anteriores directivos, personas muy cercanas al amigo de la 4T, Alfredo del Mazo.  

En diciembre de 2023 Delfina nombró como nuevo director del organismo a Ignacio Salgado García en sustitución de José Arturo Lozano Enríquez, quien a su vez sustituyó (apenas en 2022) a Bertha Alicia Casado Medina. 

Arturo Lozano fue una designación directa del entonces gobernador Alfredo del Mazo, ante la renuncia de Casado Medina, a la que le estallaron varios escándalos y protestas de pacientes. Lozano Enríquez fue subsecretario de Ingresos de la Secretaría de Finanzas del Edomex y trabajó antes en el IMSS como titular de la Unidad de Fiscalización y Cobranza.  

Durante la gestión de Lozano –que duró de agosto de 2022 a diciembre de 2023— la Fiscalía General de la República volteó a ver a la institución por el terrible quebranto financiero y por las quejas de pacientes, pensionados y pensionistas. En octubre de 2023 el portal mexiquense AD Noticias publicó una nota titulada “Las cosas en el ISSEMYM están peor de lo que se imaginaba” en donde señalaba al entonces director y también a la exdirectora de malversación de fondos. 

“La semana anterior se hizo pública una investigación en curso de la Fiscalía General de República sobre la operación fraudulenta de las corredurías Corafi/Escorfin —involucradas en el escándalo SEGALMEX— con la venta de bonos bursátiles basura de deuda que le habría provocado un quebranto por 610 millones de pesos. No se ha revelado la identidad del o los responsables, pero en algunas de las administraciones recientes desviaron dinero de los trabajadores para jugarlo en la bolsa de valores y los perdieron. El asunto es gravísimo y deberá investigarlo también el nuevo gobierno de Delfina Gómez”, dice.  

Agrega el portal que este desvío “sólo pudo darse con la anuencia y firma del director o directora general y los responsables de las áreas de administración y finanzas. De acuerdo con la investigación, para incentivar la malversación recibieron sobornos en efectivo a título de comisiones por el 10 por ciento del monto total, en este caso pudieron ser 60 millones de pesos”. 

Pero ni Delfina Gómez ha dado seguimiento a esta investigación, ni ha tomado medidas en contra los anteriores directores. Al estilo de la 4T, los ha cubierto con el manto de la impunidad. Ahora, de la investigación iniciada por la FGR no se ha vuelto a saber nada: no, al menos, nada que afecte a quienes encabezaron Issemym durante el gobierno de Alfredo del Mazo. 

El 29 de febrero de este año, a días del video viral citado al inicio del artículo y ante abundantes quejas por la falta de pago de pensiones, Delfina Gómez dijo que el Issemym vive “una situación delicada” y anunció que se haría una auditoría. 

La urgencia de Gómez por apagar el tema era entendible: una gran cantidad de pensionados del Issemym son miembros del magisterio, gremio combativo al que además, ella pertenece. Un gremio indispensable de cara a la operación política de este 2024, en que se jugará la presidencia de la república. 

No hay que olvidar que Delfina tiene una inconmensurable deuda con Claudia Sheinbaum y con AMLO. Ellos operaron en su favor para que fuera gobernadora, doblegando al propio Alfredo del Mazo a cambio de que la maestra colocara a su servicio el enorme potencial de voto del Edomex.  

Así, en una declaración dirigida a los maestros, dijo: “Vamos a hacer una auditoría porque sí estamos en esa intención. Es un manejo de recursos que hay que transparentar y ver qué pasó con todo lo que se dio como cuota, como maestros que dimos; entonces vamos a hacer una auditoría a ISSEMyM y espero que este tiempo que tenemos de veda pueda permitirnos hacer un análisis y una propuesta.  

“Pero ya se está trabajando, ya hay maestros que están obteniendo ese beneficio; sobre todo los maestros con mayor necesidad: tenemos maestros que ya tienen varios años de edad, algunos con enfermedad crónica, algunos compañeros o compañeras viudas que ya no tienen como sostenerse; esa es la principal atención que estamos dando”. 

Agregó, cauta, que no quería “dar esperanzas” sólo “para ganar aplausos” y que el asunto se vería a fondo pasando las elecciones.  Ese mismo día hizo otra declaración demagógica, es decir, incomprobable: que en los hospitales del Issemym ya se había llegado al 86% de abasto de medicamentos.  

La manota de AMLO 

Durante la campaña de Delfina Gómez, a mediados de 2023, el presidente López Obrador intervino indebidamente muchas veces para promocionar a su favorita. Además de jalar para su lado a Del Mazo y ponerlo a operar a su favor, AMLO no tuvo empacho en cantar las inexistentes virtudes de la exsecretaria de Educación, exdiputada, exdelegada del Bienestar y expresidenta municipal de Texcoco. 

En julio de 2013, en su conferencia mañanera, AMLO dio la palabra a un reportero del portal mexiquense 4Q que dijo haber “descubierto” que detrás de la crisis en el Issemym se encontraban empresas de la “mafia farmacéutica”, una de las coartadas que el presidente ha empleado para justificar el desastre provocado en el sector salud en todo el país. 

El reportero, obsequioso, le “informó” al presidente de sus “hallazgos” y publicó al menos cinco notas en el mencionado portal, siempre señalando a empresarios particulares de provocar el quebranto del Issemym.  

Curiosamente, el mismo reportero y el mismo portal, antes de la campaña de Delfina Gómez,  acusaban de la crisis del instituto a sus directivos, desde el director hasta el responsable de compras, pasando por la encargada de finanzas. Pero ya en plena campaña de Delfina Gómez, el portal 4Q no volvió a apuntar a nadie que tuviera relación con el gobierno de Alfredo del Mazo. 

AMLO le hizo gustosamente el juego al reportero, pues dijo que cuando Delfina Gómez entrara en funciones se revisarían los contratos  que el Issemym y también el Instituto de Seguridad Social del Estado de México habían celebrado con diversas empresas, esas multicitadas “diez empresas” que supuestamente su gobierno dejó sin “jugosos negocios”.  

“Desde luego, estos contratos se van a cancelar, ese es el enojo que tienen nuestros adversarios, porque esto que estás planteando es lo que sucedía en general, estaban metidos en todos los negocios, en todas las dependencias de gobierno. Están metidos, ya muy menguados, en el negocio de la venta de medicinas y equipos médicos, ese era muy jugoso negocio; había diez empresas que le vendían al gobierno”, soltó. 

Ya en febrero de este año, en pleno escándalo por el desabasto de medicamentos en Issemym, el presidente recurrió a su coartada de siempre. Según él, el desabasto lo provocó el que se cancelaran contratos con la “mafia”. 

Dijo que en el gobierno de Delfina se habían cancelado tres convenios “con los que distribuían los medicamentos en el Estado de México, los mismos que tenían el negocio… bueno, que hasta se vinculaban con Loret de Mola”. Pero de esas supuestas cancelaciones de contratos irregulares en Issemym no hay ningún dato, ninguna información proveniente del gobierno mexiquense: sólo existe el dicho de AMLO, que no debería fungir como vocero de un gobierno estatal. 

Este torpe intento de culpar al periodista –el más atacado del sexenio— de la crisis de salud en el Edomex no le funcionó al presidente. Con la excepción de unos pocos y minúsculos medios afines al morenismo, nadie en la opinión pública replicó tal infundio y en redes sociales los afectados siguieron responsabilizando directamente a la gobernadora Delfina Gómez. 

Tan no es verdad la existencia de esa fantasmal mafia farmacéutica que no existe una sola investigación, ni en relación con el Issemym ni con otra institución de salud.  Todo se reduce al uso político-electoral de la tragedia sanitaria. 

Ese día el presidente intentó también ayudar a Gómez hablando de la federalización de los servicios de salud. Es decir, de la implementación del IMSS-Bienestar, el programa que supuestamente hará realidad que en México existe el mejor sistema de salud del mundo, como en Dinamarca, de primer mundo, etcétera, etcétera. 

“A ver si en la próxima reunión ya se informa, la de salud, sobre cómo va el proceso de transición, cambio en la salud, en los servicios de salud en el Estado de México, cómo se está federalizando. Y también que nos informen aquí quiénes tenían los convenios, aprovechamos, ¿no?, para ventilarlo”, dijo. 

No fue la primera vez que, tontamente, el presidente incluyó al Issemym en los planes de federalización de los servicios de salud. En junio de 2023 dijo que Delfina Gómez “está totalmente de acuerdo que todo el Estado de México se atienda con el sistema IMSS-Bienestar”, incluyendo el Issemym, lo que demostró la escandalosa ignorancia de ambos. 

El organismo está jurídicamente imposibilitado para ser integrado en la federalización en la que AMLO se embarcó desde inicios de sexenio, con la finalidad de tener el férreo control de los presupuestos de salud de los estados. La ley del Issemym lo señala como parte de la Administración Pública del Estado de México y no como parte de la secretaría de Salud local.  

Al respecto, la periodista especializada en temas de salud, Maribel Ramírez Coronel escribió en El Economista que “seguramente Morena ya analizó la situación del Estado de México y ya vieron que no pueden apropiarse del Issemym; en principio tiene su propia ley -tendrían que abrogarla- y por lo demás, de qué les serviría pues es un organismo que está quebrado. Ellos mismos decidieron quebrarlo cuando no aceptaron la nueva ley que hace algunos años presentó el gobierno de Alfredo Del Mazo donde daba solución a la deuda arrastrada por dicho instituto con una reestructura profunda que incluía aumentar la cuota a los trabajadores aportantes”. 

Así, el interés que pueden tener AMLO y Delfina en el rescate del Issemym es nulo. No hay dinero del que echar mano, representa sólo una carga financiera y una bomba de tiempo. Castigar la corrupción implica ir contra sus aliados políticos del grupo de Del Mazo y además, el caso tampoco les ha servido para afectar la imagen del periodista Carlos Loret de Mola.  

Hay otra solución, aún más impopular: aumentar el monto de las cuotas a los trabajadores. Esta es una propuesta que se ha hecho periódicamente desde hace varios sexenios. En el gobierno de Arturo Montiel se propuso una reforma a la Ley del Issemym con ese y otros objetivos, ley a la que Morena se opuso, contribuyendo así a heredarle a Delfina Gómez un problema de enorme magnitud. 

Para este 2024 el gobierno de Gómez y la mayoría morenista en el Congreso mexiquense abordaron el problema mediante el recurso de soltar más dinero, en el entendido que, a largo plazo, no habrá presupuesto que alcance, ya que el problema es estructural: menos aportaciones, deudas crecientes, cada vez más pacientes y pensionados y cero combate a la corrupción.  

Ya Delfina lo dijo claro: pasando las elecciones vemos. Mientras, seguirán dando largas y soltando dinero aquí y allá para no perder el voto del magisterio. 

 

Abasto de medicinas: sólo de palabra 

Como apuntamos arriba, el pasado mes de febrero fue cuando la crisis del desabasto de medicamentos le estalló a Delfina Gómez y en este sentido, no tuvo mejor idea que acudir a la demagogia. 

En diversos medios afines a la 4T se difundió un comunicado de prensa en el que el gobierno mexiquense se ufanaba de haber resuelto el abandono que afecta al Issemym. Por ejemplo, la nota “Delfina Gómez ordenó regularizar abasto de fármacos en las 116 unidades del ISSEMYM”   publicada el 20 de febrero en Crónica, es una muestra del abordamiento propagandístico del problema. 

“Tras décadas de abandono del Instituto de Seguridad Social del Estado de México y Municipios (ISSEMYM), la Gobernadora del Estado de México, Delfina Gómez Álvarez, instruyó regularizar el surtimiento de medicamentos en las 116 unidades médicas, con lo que alcanzará el 85 por ciento de abastecimiento del Cuadro Básico 2024 el 29 de febrero del presente año.  

“La filosofía de El Poder de Servir significa rescatar a los institutos que fueron saqueados, por ello en cinco meses de gestión, la Gobernadora Delfina Gómez logró que, al día de hoy, el ISSEMYM cuente en su almacén general con el 80 por ciento de abastecimiento de los 706 fármacos que componen su Cuadro Básico de Medicamentos 2024, garantizando a sus derechohabientes su tratamiento médico”, dice el texto firmado por Mauricio Martínex. 

Llamativamente, las mismas exactas palabras se replicaron, el mismo día, en El Sol de Toluca (en una nota firmada por Rodrigo Miranda), Polemón (firma UIises Rodríguez López), AD Noticias, 8 Columnas, Capital Estado de México y Eje Central.  

Ninguna de las notas pone en duda los dichos del gobierno de Delfina, que no aportó ninguna evidencia del supuesto abasto de más de 80% de medicamentos. En contraste, en redes sociales los usuarios del servicio continuaron denunciando medicamentos faltantes, largas filas y falta de citas para estudios y consultas.  

Nueve días después, el 29 de febrero, Delfina difundió otro comunicado, igualmente replicado de manera acrítica en medios alineados, como el portal Público, Poder Edomex, Sin Línea y otros. En esta ocasión difundió el incremento al monto de las pensiones, en medio de un bombardeo de quejas por pensiones no pagadas a lo largo de los pocos meses de su sexenio, problemática que se venía arrastrando desde antes y que Delfina no ha podido resolver. 

En una nota de Andrea García, en Público, se dice: “Los pensionados y pensionistas del Instituto de Seguridad Social del Estado de México y Municipios (ISSEMYM) recibieron un incremento de 4.66 por ciento al monto diario de su pensión, con ajuste retroactivo de enero a la fecha, por instrucciones de la Maestra Delfina Gómez Álvarez, Gobernadora del Estado de México”. 

Agrega que “es de esta manera que, con El Poder de Servir, el ISSEMYM continúa con la reingeniería instruida a su actual director, Ignacio Salgado García, lo que conlleva también la homologación del incremento al monto diario de pensiones, tal como lo hacen las instituciones de seguridad social federales: IMSS e ISSSTE”. 

Este anuncio se dio a un día de que cientos de jubilados de Issemym protestaran en Toluca demandando el pago de pensiones. Delfina, morenista finalmente, dio “respuesta” de la única manera que sabe: con demagogia. 

Fue un anuncio vacío por dos motivos. Uno: ese pequeño incremento porcentual es una práctica habitual en el sistema, no una ventaja que Delfina haya concedido a los pensionados. Dos: lo mismo hubiera dado que anunciara el mil por ciento de aumento, pues de todos modos las pensiones siguen sin pagarse. 

Apenas este 6 de marzo, una usuaria de redes sociales @Kiq_PL escribió al director de etcétera, Marco Levario Turcott, lo siguiente: “@Issemym no está pagando las pensiones, mi mamá va cumplir dos años sin recibir el pago, hay miles de personas con la misma situación y más tiempo en espera del pago, ellos solo te dicen que llames cada 6 meses para validar si hay una actualización”. 

También el 6 de marzo, el usuario  de X @999roche dijo: “Yo tengo Issemym y cada vez está peor , apenas empezaron a llegar algunos medicamentos que no teníamos desde nov-dic, no hay suficiente personal y la atención de algunos doctores fatal. El pago de pensiones de jubilación que tarda aprox 1 año 6 meses y el dictamen de jub igual”. 

El tamaño del problema, el tamaño de la ineptitud 

Los candidatos de Morena son especialistas en llegar al poder tomando como bandera las fallas de otras administraciones, para luego no tener ni idea de cómo se resuelven las cosas. Es el caso de Delfina que ofreció el “rescate” del Issemym, y ahora tiene entre las manos una auténtica monstruosidad que no podrá resolver, pues no tiene ni la capacidad ni la voluntad. 

Cuando hablamos de “monstruosidad” no hay exageración. Veamos: 

-Diversas dependencias adeudan al Issemym la cantidad de 6 mil 81 millones de pesos. Sus acreedores son parte del propio gobierno del Estado de México, como la Policía Industrial, los Guardias de Seguridad Industrial Bancaria y otras corporaciones, que se manejan en absoluta opacidad.  

-Hay 18 municipios que deben cuotas al Issemym. Se entiende que este adeudo proviene de las cuotas patronales, puesto que el cobro a los agremiados sí se hace.  

-También deben dinero más de 20 organismos municipales de agua y saneamiento.  

-La Universidad Autonóma del Estado de México ha sido históricamente una gran deudora. En abril del año pasado redujo su deuda en más de 350 millones de pesos. 

-Deben dinero también cuatro universidades públicas más, además de instituto municipales del deporte, 39 oficinas de DIF municipales y más. 

Los sucesivos gobiernos estatales no han sido capaces de cobrar los adeudos y el gobierno de Delfina Gómez no es la excepción.  Lo que ha hecho es acudir al presupuesto estatal para mantener funcionando con respiración artificial a la institución. En diciembre de 2023 se informó que el presupuesto asignado al Issemym para 2023 fue de  43 mil 328 millones de pesos, de los cuales  26 mil 712.2 millones estaban destinados al pago de pensiones. 

Por ello, no se entiende que haya iniciado el mes de marzo sin que el gobierno de Delfina se haya puesto al corriente con el pago a pensionados y pensionistas, muchos de ellos con hasta dos años de pagos pendientes.  

El tamaño del problema no hará más que crecer. En el presente el Issemym cuenta con 898 mil 376 derechohabientes, compuestos de servidores públicos en activos, pensionados y pensionistas, así como sus familias.  

Cabe recordar que la buena administración y la solución de problemas financieros no es el fuerte de Delfina Gómez, ni por formación ni por honestidad. Ella fue quien implementó en Texcoco el sistema de descuentos conocidos como “diezmos de Delfina” para quitar a los trabajadores diez por ciento de su salario y entregar aportaciones a Morena.Durante su gestión al frente de la SEP hubo irregularidades millonarias, sobre todo en el programa La Escuela es Nuestra.  

Ahora, puestos a hacer cuentas es cierto que poner a flote al Issemyn requiere mucho dinero, pero mucho menos del que AMLO ha gastado, por ejemplo, en el Tren Maya.  

La deuda que tiene el instituto es de poco más de 6 mil millones: AMLO ha gastado casi cien veces más en la obra que cruza la Selva Maya. Para 2024, como citamos antes, se le aprobó a Issemym un presupuesto de menos de 50 mil millones de pesos. A Pemex, que pierde dinero todos los días, el Congreso de la Unión le aprobó 624 mil 805 millones tan sólo para 2024. 

Si fuera cierto que a AMLO le interesa el sistema de salud mexiquense algo haría para que el Issemyn recibiera un respiro financiero de al menos 80 mil millones. No es imposible, no es impracticable y hay mecanismos legales que lo hacen posible. 

No se quiere resolver porque no hay ganancia suficiente en ello. No quieren perseguir la corrupción porque hicieron pactos de impunidad. No quieren limpiar los procesos porque los que llegaron también quieren robar, así como robaron los que se fueron.  No pretenden que funcione correctamente porque eso sale muy caro, pero tampoco quieren dejar que la bomba estalle porque eso significa dinamitar una valiosa clientela electoral.  

Así, AMLO y con él, Delfina, han creado para los trabajadores del gobierno del Edomex un limbo cruel en el que los más afectados son los más pobres.

Delfina Gómez y todos los directivos seguirán cobrando sus elevados salarios mientras los enfermos, viudas y jubilados pagan el costo de la indiferencia.  

También te puede interesar